Blogs: Deshojando margaritas

General

Deshojando margaritas

Por
💬0

Tic-toc

“Estás en el lugar exacto en que Dios quiere que estés en este preciso momento”, leía un papel en una esquina del frío cuarto donde esperaba para que me realizaran una prueba médica. Los nervios, admito, ya comenzaban a traicionarme a medida que corría el reloj y buscaba calmarme mirando a mi alrededor del pequeño cuarto donde permanecía, un espacio pobremente iluminado por una tenue luz que se colaba del pasillo aledaño, mientras llegaba mi turno para que me realizaran la prueba.

Se trataba de algo rutinario, de esas cosas que muchas veces se suelen postergar hasta que algún aviso cotidiano alerta de su premura. Y es que el ajoro diario -con la rutina, las obligaciones y los compromisos del día a día- muchas veces provoca que descuidemos un poco del cuido de nuestra salud, lo que resulta imperdonable e inexcusable considerando como los avances de la ciencia y la medicina abren cada vez más las posibilidades de tratamientos eficaces y seguros.

La clave de esto, sin embargo, es llegar a tiempo a través de un diagnóstico temprano para poder atacar el mal que sea con premura. Y aunque el cáncer y las condiciones cardiovasculares son las que copan los primeros lugares de prevalencia, hay otras enfermedades que debemos evitar o al menos tener bajo control. Y es que todas son igual de importantes, tanto las condiciones crónicas -como la diabetes y la hipertensión- como otras que pueden provocarnos, por ejemplo, problemas de visión o audición, entre muchas otras dificultades.

Dicen que para cuidar a otros tienes que cuidarte tu primero. Palabras con luz. Está bien que cuides de tus hij@s, tu espos@, tus padres y de otros familiares y amig@s, pero no te descuides ni pases por alto tu salud. Hoy quise dedicar este espacio para hacer esta exhortación, los invito a verificar cuales pruebas de rutina deben realizarse acorde a sus edades y factores de riesgo. Consulten con sus médicos y denle prioridad a lo que ya no pueden postergar más. Es mejor ausentarse una mañana, una tarde o un día de sus compromisos diarios, que tener que dedicar muchos días más a algo que pudo haberse evitado. No dejes que el reloj siga corriendo, recuerda que la vida es el mejor regalo de todos. ¡Vamos a cuidarla!

Hablamos pronto.

💬Ver 0 comentario