Blogs: Criterio

💬0

Cuatro razones porque la estadidad está muerta

El plebiscito de junio solo permitirá votar por la estadidad o la soberanía, excluyendo la opción de Estado Libre Asociado. Muchos justifican la exclusión porque el ELA “está muerto”. Pues si hay que excluir el ELA porque “está muerto”, hay que excluir la estadidad también. El electorado, el Congreso, la falta de una súper mayoría y el GAO han probado que la estadidad “está muerta”.

1. El pueblo ha rechazado la estadidad cuatro veces.

El pueblo ha rechazado la estadidad en las urnas cuatro veces: en 1967 (39%), 1993 (46%), 1998 (46%) y 2012 (45%). Incluso, la estadidad da señales de que se está debilitando. El partido que la representa ganó las pasadas elecciones con solo 41.8%, su peor desempeño en la historia, tras insistir que su elección constituía un mandato a favor de la estadidad.

2. La estadidad carece súper mayoría y lleva medio siglo estancada.

Alaska y Hawái, los últimos dos estados en ser admitidos a la Unión, lograron la estadidad tras celebrar plebiscitos donde la estadidad obtuvo más del 85% de respaldo. En el caso de Puerto Rico, el expresidente Obama advirtió que la estadidad necesitaría una súper mayoría en el 2011. Varios congresistas han expresado la misma preocupación en el pasado.

El hecho de que el respaldo de la estadidad lleve estancado entre 39-46% por medio siglo imposibilita este objetivo. Por eso los estadistas excluyen el ELA: les permite inflar el respaldo de la estadidad porque la mayoría de los estadolibristas prefieren la estadidad sobre la independencia.

Pero la súper mayoría no se puede fabricar artificialmente. Lo trataron en el 2012 cuando hicieron una doble ronda y sacaron 61%, excluyendo los votos en blanco. El Congreso no les creyó e ignoró los proyectos de admisión presentados por Pedro Pierluisi.

Aun si la estadidad obtuviera una súper mayoría, nada garantiza que el Congreso la confiera. En noviembre pasado, el 86% de los residentes de Washington D.C. votó a favor de la estadidad, y el Congreso no ha tomado un paso en esa dirección.

3. El Congreso siempre rechaza la estadidad o cualquier proceso conducente a ella.

El Congreso ha rechazado todos los proyectos plebiscitarios que han presentado los estadistas. Rechazó el United States-Puerto Rico Political Status Act of 1998, el Puerto Rico Democracy Act of 2006, el Puerto Rico Democracy Act of 2007, el Puerto Rico Democracy Act of 2010, el Puerto Rico Status Resolution Act of 2013 y el Puerto Rico Statehood Admission Process Act of 2015.

El rechazo más claro del Congreso a la estadidad ocurrió en 1991. Entre 1989-91, los líderes de los tres partidos fueron unidos al Congreso a impulsar un plebiscito autoejecutable. No obstante, el comité del Senado con jurisdicción derrotó el proyecto porque temía que ganara la estadidad y tuvieran que admitirnos.

La oposición trascendió líneas partidistas. El senador demócrata de North Dakota, Kent Conrad, dijo, “I find myself unable to suggest they could have a referendum when I have already concluded that even if they voted for statehood I would not be willing to vote to admit them”.

Lo mismo dijo el senador republicano de Oregon, Mark Hatfield, “I am not so sure that I want to go the full step at this point and say, all you have to do is vote statehood and you are automatically going to be a State”.

Poco ha cambiado en 26 años—si algo el respaldo que había se ha deteriorado. El Puerto Rico Admission Act de 2017 de Jenniffer González tiene solo 1% de posibilidad de aprobarse. No debe sorprender—hasta los aliados de la estadidad en Washington abandonaron el ideal. Don Young, quien impulsó un plebiscito cargado a favor de la estadidad en 1998, dijo que “there’s no chance in hell” que logremos la estadidad durante la crisis.

Jeb Bush, hijo de George H.W. Bush, quien endosó la estadidad en un mensaje de estado, advirtió que resolviéramos la crisis primero. Hasta Raúl Labrador, puertorriqueño, estadista y republicano, cree que cualquier esfuerzo estadista está a destiempo.

4. La estadidad es económicamente imposible para Puerto Rico.

La estadidad impondría contribuciones federales, lo cual empeoraría la crisis fiscal que sufre Puerto Rico. Según el General Accountability Office (GAO), los puertorriqueños pagaríamos $2,300 millones en contribuciones sobre ingreso al gobierno federal, casi lo mismo que pagamos ahora al gobierno estatal.

Para que no paguemos el doble de contribuciones, el gobierno estatal tendría que bajar sus contribuciones. Esta fue la propuesta del PNP en 1990 y 1993, y lo que el GAO sugiere para mitigar el impacto contributivo de la estadidad. Pero al reducir las contribuciones del gobierno estatal, reducirían los recaudos del gobierno. Al reducir los recaudos del gobierno, empeoraría la crisis fiscal. Pueden encontrar una explicación más detallada aquí.

En fin, bajo la estadidad las opciones serían pagar el doble de contribuciones o empeorar la crisis fiscal. Ninguna de las dos alternativas son reales.

Si la estadidad “está muerta”, debemos excluirla del plebiscito?

Si la impresión (falsa) de que el Congreso, el Supremo y la Casa Blanca han dicho que deben excluir el ELA de la papeleta, entonces el rechazo histórico del pueblo, el Congreso, los aliados de la estadidad en Washington y el GAO deben bastar para excluir la estadidad del plebiscito. Después de todo, prueban que la estadidad “está muerta”.

Pero no—excluir la estadidad sería antidemocrático. Los que difieren de mi conclusión de que la estadidad “está muerta” deben tener derecho a votar por ella. Asimismo, los estadolibristas que difieren de que el ELA “está muerto” deben tener derecho a votar por el ELA en el plebiscito. Cada opción de estatus tiene aciertos y desaciertos, y nuestras preferencias surgen de cómo los balanceamos.

El Tribunal Supremo de los Estados Unidos dijo en junio que Puerto Rico goza de un estatus distintivo y excepcional como Estado Libre Asociado. Este se puede mejorar porque le confiere a Puerto Rico “una gran variedad de futuros”. Como señaló el Grupo de Trabajo nombrado por el presidente Obama, “esta opción debe estar a disposición del pueblo puertorriqueño”.

💬Ver 0 comentario