Blogs: Contra la colonia

Política

Contra la colonia

Por
💬0

Llegó el futuro

Ante el colapso y bancarrota del Estados Libre Asociado (ELA) colonial; ante el descarte de la Estadidad, por su sabida imposibilidad y evidente ineficacia para hacer frente a la crisis, ¿estarán Los Estados Unidos dispuestos a iniciar un diálogo o mutua negociación que desemboque en nuestra independencia?

iClaro que sí! Los Estados Unidos invadieron por las playas de Guánica y San Juan a fuerza de bombas y tiros y se apoderaron de Puerto Rico en 1898 con fines militares y económicos. Interesaban dominar la región del Caribe y para eso había que contar con bases navales en el área. Necesitaban un lugar desde el cual vigilar la entrada al futuro canal de Panamá –por donde se conectaría el este con el oeste de los Estados Unidos- y Puerto Rico contaba con la localización geográfica perfecta para tales fines. También querían explotar nuestra tierra en latifundios, aprovechar la mano de obra barata, y controlar un mercado cautivo que comprase sus mercancías principalmente de Estados Unidos.

Esas razones y condiciones que movieron a Estados Unidos a apoderarse de Puerto Rico y mantener el régimen colonial han cambiado drásticamente en los últimos años. Finalizó el conflicto ideológico-militar con la Unión Soviética conocido como la Guerra Fría, y con ello la importancia de Puerto Rico como enclave militar. EI reclamo tradicional de los sectores militaristas de Estados Unidos en torno a la supuesta necesidad de mantener sus instalaciones y prácticas militares en Puerto Rico responde a nociones obsoletas que pudieron tener base real en la Segunda Guerra Mundial y en la geopolítica de la Guerra Fría. Pero esas visiones arcaicas han cambiado rápidamente a la luz de las nuevas exigencias de seguridad nacional de los Estados Unidos. Para el logro de esas nuevas exigencias no son necesarias, ni siquiera apropiadas, las viejas instalaciones y prácticas realizadas en nuestro territorio nacional. La salida de la Marina de Vieques y el cierre de la Base de Roosevelt Roads marcaron el inicio en la toma de conciencia de que los tiempos han cambiado.

Económicamente, el mundo también ha cambiado. Es dentro de la relación de estado libre asociado que ha surgido el problema de la extrema dependencia, la quiebra fiscal y la recesión económica. Y aunque en efecto de aquí sale más dinero del que envían los norteamericanos y aún le representamos miles de millones de dólares en ganancia a importantes sectores económicos y corporativos en los Estados Unidos, ya las transferencias federales no son suficientes para mantener artificialmente viva la economía de Puerto Rico y para el gobierno de dicho país la colonia puertorriqueña Ie sale demasiado cara en momentos en que necesitan fortalecer su economía a la vez que compite con nuevas potencias económicas. Por tanto, el E.L.A. no puede ser la solución al problema.

La alternativa de la estadidad empeoraría el problema económico. Bajo la estadidad la economía puertorriqueña continuaría perdiendo miles de empleos y aumentaría dramáticamente el desempleo. EI problema de la dependencia aumentaría vertiginosamente al tener que proveer el gobierno federal aún más fondos federales que al presente. Además de estas consecuencias económicas, la estadidad implicaría graves riesgos de naturaleza política y cultural al pretenderse integrar como estado a una nacionalidad con su propio idioma y cultura. En otros países este tipo de integración no ha funcionado satisfactoriamente, como es el caso de Canadá, la extinta Unión Soviética y la antigua Yugoslavia. Ahí tenemos también los casos de España con los vascos y catalanes, Inglaterra con Escocia e Irlanda del Norte y, en la misma frontera de los Estados Unidos, la situación de Canadá con Quebec.

Sólo la independencia posibilita la implantación de un modelo económico que facilite el desarrollo y la prosperidad, para satisfacer no sólo las aspiraciones de Puerto Rico, sino los intereses a largo plazo de Estados Unidos. Porque les conviene que Puerto Rico se independice, los Estados Unidos estarán dispuestos a facilitar nuestra transición a la independencia.

Como expresara recientemente el licenciado Rubén Berríos, “…La independencia es lo que exige la dignidad y es también el instrumento, la caja de herramientas que Puerto Rico necesita para poner nuestra economía a producir. Para acelerar su advenimiento hay que apoyarla y fortalecerla hoy más que nunca cuando la corriente histórica nos favorece.

…Particularmente ahora cuando, gracias al trabajo consecuente de todo el independentismo, el Comité de Descolonización de la ONU, en una determinación sin precedentes, acoge la propuesta de nuestra candidata a la gobernación para servir de interlocutor y viabilizar un diálogo entre Estados Unidos y los que propulsamos la aplicación de la Res 1514 (XV) a través de una transición ordenada de mutuo beneficio”.

Llegó el futuro. La rueda de la descolonización y la suprema de definición de la que nos habló don Pedro echó a correr y no hay quien la detenga.

social-facebook-button-blue-iconsocial-twitter-button-blue-icon

💬Ver 0 comentario