Blogs: Boricua en Madrid

General

Boricua en Madrid

Por
💬0

¿Conoces Malasaña?

Quienes han pasado un fin de semana en Madrid conocen Gran Vía, Puerta del Sol, Plaza Mayor y la Chocolatería San Ginés. Estos lugares emblemáticos que suelen desbordarse de turistas bien ameritan la visita. Sin embargo, Madrid va mucho más allá del epicentro turístico, y cada uno de los barrios tiene su encanto.

Justo al norte de Gran Vía comienza el Barrio de Malasaña, anteriormente conocido como Barrio de Maravillas. Malasaña cobró vida con la muerte del dictador Francisco Franco en el año 1975. En esta época surgió La Movida Madrileña, una explosión de creatividad que dio paso a muchas de las tendencias actuales.

El cineasta Pedro Almódovar representa perfectamente lo descarado, extravagante y realista de La Movida. No es difícil imaginarlo andando por Malasaña durante la cumbre de su carrera artística.

En Malasaña lo excéntrico es lo estándar. El barrio brinda todo tipo de embeleco—platos para satisfacer cada antojo internacional en el Mercado de San Ildefonso y piezas de ropa que quiero comprar pero tal vez no me atreva a lucir. Es el barrio bohemio y suele atraer tanto a jóvenes locales como internacionales.

Durante el día, Malasaña es la zona perfecta para pasar un rato en un café alternativo, vitrinear por tiendas de segunda mano y alimentar el alma con arte urbana. De noche, Malasaña recobra el ocio nocturno de los años ochenta en bares como El Pentagrama, La Vía Láctea y Tupperware. Abundan ritmos ochentosos de punk rock y pop-indie pero también suena la música comercial de hoy.

Con todo y su modernidad, no carece de aspecto histórico. La Plaza del Dos de Mayo es monumento al levantamiento contra las tropas francesas en el 1808. De hecho, el nombre del barrio proviene de Manuela Malasaña, heroína de este levantamiento.

Malasaña se encuentra en constante evolución, pero a pesar de tantas influencias, todavía palpita el espíritu de La Movida Madrileña. Es, sin duda, un barrio para conocer.

💬Ver 0 comentario