Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

El Congreso 116, la mujer y Puerto Rico

La pasada semana juraron sus cargos los miembros del Congreso 116 de los Estados Unidos. Este es sin duda uno de los congresos más históricos. No solamente por la responsabilidad, del lado de la Cámara de Representantes dominada ahora por los Demócratas, de convertirse en freno o al menos contrapeso del presidente Trump, si no también por su composición. El número de mujeres, la diversidad que este grupo posee y más importante para mi, la agenda de ideas claras y audaces que pretenden impulsar desde el poder; es histórico. Son las mujeres el corazón del nuevo Congreso y sus ideas impulsarán los trabajos legislativos. La gesta y las ideas de este grupo debería servir de inspiración para guiar los procesos de cambio en Puerto Rico. Necesitamos más mujeres y más ideas audaces en nuestra política

El nuevo Congreso tiene las manos llenas. Debe lidiar con un presidente que ha destruido las nociones de dignidad del cargo, quien enfrenta serios cuestionamientos éticos; y potencialmente criminales, que ha cerrado el gobierno federal por una crisis de seguridad en las fronteras que no existe, que según los indicadores presidirá una economía en recesión próximamente y que ha aislado a Estados Unidos de sus aliados naturales en el campo internacional. Pero no podemos pasar por alto que este es el Congreso con mayor representación femenina en la historia, con 127 mujeres electas de las cuales 106 son Demócratas y 21 son Republicanas. A pesar de este avance solo representan el 24% del total de los escaños de la Cámara de Representantes y que será presidida por segunda ocasión por Nancy Pelosi.

Algunas de las figuras que representan mejor al grupo de mujeres son: Ilhan Omar y Rashida Tlaib, las primeras mujeres musulmanas electas al Congreso. Omar es la primera somalí – americana de familia refugiada y Rashida Tlaib la primera de familia palestina, ambas de Minnesota. Deb Haaland (Nuevo México) y Sharis Davis, las primeras mujeres nativas americanas electas al Congreso. Davis es también la primera mujer electa al Congreso, abiertamente gay por el estado de Kansas. Jahana Hayes, maestra del año en los Estados Unidos en el 2016 y primera mujer negra electa al Congreso por el estado de Connecticut. Ayanna Pressley, primera mujer negra electa al Congreso por el estado de Massachusetts. Sylvia García y Verónica Escobar, las primeras mujeres latinas electas por el estado de Texas. Por último, Alexandria Ocasio-Cortéz, quien se convirtió a los 28 años en la mujer más joven electa al Congreso en la historia.

Este grupo, lideradas por Ocasio-Cortéz ha puesto en la discusión nacional una agenda de avanzada sobre asuntos trascendentales. Entre ellos, la iniciativa de un “Green New Deal”, que pretende impulsar un nuevo y ambicioso programa de inversión pública en infraestructura basada en energía renovable, que elimine en 12 años la dependencia del petróleo y que a su vez fomente la creación de millones de empleos nuevos alrededor de Estados Unidos, al igual que en Puerto Rico. Impulsan también la adopción de un plan de salud universal a través de la propuesta de “Medicare for All” con “single payer” incluido. Buscan también aumentar el salario mínimo a $15, acabar con las trabas que limitan el derecho al voto y con la práctica del “gerrymandering” que limita la representación democrática de las minorías. Probablemente, estas medidas no pasen por el ambiente de división en Washington, pero establecen una agenda clara para el futuro. En especial, para los candidatos a la presidencia de por el Partido Demócrata.

Esta fuerza debe reproducirse en Puerto Rico. Necesitamos elegir más mujeres a cargos electivos, que ayuden a cambiar el tono y la discusión de los grandes retos que tiene Puerto Rico. Los partidos políticos si quieren renovar su oferta y presentar opción de futuro a un electorado cada vez más apático, deben comenzar por abrir más espacios de participación a la mujer que al final de cuentas representa la mayoría del electorado. Esa apertura debe ser más allá de las candidaturas. Tiene que haber mayor participación en las áreas de elaboración de estrategias, en el desarrollo de mensaje y de propuestas. Si esos espacios se abrieran, estoy seguro de que la discusión sobre asuntos importantes como la violencia de género, por ejemplo, tendría resultados distintos.

Así las cosas, el Congreso 116 se proyecta como histórico, no solo por la responsabilidad de “balancear” la figura del presidente, sino por su diversa composición. Las mujeres son y serán protagonistas de esta legislatura y liderarán el quehacer público en términos de la discusión de ideas de avanzada. Puerto Rico debe buscar inspiración en esta coyuntura y abrir espacios para la mujer en nuestra vida política. Necesitamos de todos y de todas para dejar atrás la crisis y comenzar a construir nuevas realidades y oportunidades. La participación de la mujer puertorriqueña es esencial en este proceso.


Búscame en Facebook: Rafael Tirado Rivera

Sígueme en Twitter: @rtirado

Regístrate aquí: http://bit.ly/2Fd3FF3

Escucha el episodio más reciente de mi podcast La Ventana: Entrevista a Alexis Massol

💬Ver 0 comentario