Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

AEE y el monstruo de tres cabezas

Además de la grave crisis de la deuda, compartimos con Grecia también sus personajes mitológicos. Por ejemplo, los griegos tienen a Cerberus. Un enorme y feroz perro de tres cabezas que custodia las puertas del inframundo, con el propósito de que los muertos no salgan a la superficie a perturbar a los vivos. En nuestro caso, este monstruo sobrevuela a Puerto Rico y la AEE en forma de buitre, también de tres cabezas y su único objetivo es sacar provecho de la quiebra para intereses particulares alejados de las necesidades del país. Las cabezas de este monstruo son: los acreedores y la Junta de Control Fiscal, la Administración Rosselló y el Comité de Recursos Naturales del Congreso. Veamos los daños infligidos por este monstruo de tres cabezas.

Acreedores y la Junta

La semana pasada la Junta de Control Fiscal anunció un acuerdo en principio entre un grupo de acreedores y la AEE. Según un análisis de este acuerdo por parte del Institute for Energy Economics and Financial Analysis, este acuerdo “tira al pueblo de Puerto Rico debajo de la guagua” (New debt deal throws Puerto Rico under the bus). En otras palabras: el acuerdo de la Junta y la AEE con los acreedores es malísimo para Puerto Rico.

El Instituto hace los siguientes señalamientos: 1) los abonados residenciales y comerciales recibirán un alza de 10% en su tarifa, únicamente para pagar deuda. 2) Esto pone en $0.26 el kWh y sería el más caro de los Estados Unidos, superado únicamente por Hawaii. 3) Este acuerdo cubre menos de la mitad de los $9 mil millones que debe la AEE, esto significa que faltan más ajustes (aumentos) que se deben estar negociando en estos momentos o próximamente. Para entender de lo que estamos hablando, en el 2063 vamos a estar todavía pagando por petróleo que se quemó en el 2008.

En términos prácticos, el acuerdo es beneficioso para los acreedores ya que los pone a cobrar primero que nadie, inclusive primero que los empleados. Con este aumento en la tarifa (SI, AUMENTO), los primeros 2.6 centavos por cada kWh que entren a la corporación serán para los acreedores. Esto deja muy poco espacio para las mejoras capitales que tanto necesita el sistema eléctrico para sus total recuperación y renovación. El panorama va quedando claro de quién y cómo va a pagar la deuda de la AEE, cosa que se omite en el proyecto de privatización: usted y yo.

La Administración Rosselló

Mientras el gobernador probablemente volaba camino a Rusia, para disfrutar la final de la Copa del Mundo, en Puerto Rico se hizo pública la renuncia de la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno de la AEE. Culminaba así una comedia de errores que tendrán consecuencias importantes en el futuro de la corporación y seguramente nuestra economía. Horas antes renunciaba el CEO de la corporación, Walter Higgins. Mientras el gobernador informaba en Fortaleza que la misma se materializó por razones personales, el mismo Higgins circulaba una carta en donde le explicaba a sus empleados que se iba, entre otras cosas, por la incapacidad legal de la AEE de cumplir con las bonificaciones pactadas en su contrato. Recordemos que firmó un contrato por $450 mil anuales más posibles bonificaciones por desempeño que lo elevarían a casi $900 mil. Luego de las consabidas explicaciones y los “no sabía nada”, es anunciado el nombramiento de Rafael Díaz Granado como nuevo CEO. El desprendimiento de Díaz Granado era tal que sólo facturaría $750 mil anuales. Lo demás es historia. A Ricardo Rosselló la administración de la AEE se le fue de las manos por su falta de experiencia y su insistencia en ocultar la verdad.

Esta semana salieron a la luz pública una serie de documentos y minutas de reuniones de la Junta de la AEE en donde claramente se comprueba que su asesor más cercano, Christian Sobrino, conocía de todas las movidas relacionadas a nombramientos y compensaciones tanto en el caso de Higgins como en el de Díaz Granado. Siendo la AEE el mayor reto de política pública de este gobierno es muy difícil pensar que el gobernador estuviera ajeno a los movimientos internos. Esa aparente y palpable falta de control y competencia en la cosa pública debilita la confianza en Puerto Rico y dificulta nuestro caso en todos los frentes.

El Comité de Recursos Naturales del Congreso

Los buitres, como los tiburones perciben problemas y huelen sangre a millas de distancia y en el Congreso de Estados Unidos están los ejemplares más grandes y peligrosos de estas especies. Es por lo que el Comité de Rob Bishop, convocó la ya famosa vista pública del 25 de julio, ante la incapacidad del gobernador de manejar el proceso de “transformación” de la AEE y por la intervención de la política partidista en las determinaciones de política pública. Probablemente, si no fuera por los actores que manejan ese proceso, uno hubiera podido tomar en serio las intensiones del Comité. Pero ahí está Bishop, por lo que no se puede esperar un proceso serio de nada.

El único interés de Bishop en Puerto Rico y la AEE es establecer un mercado dependiente del gas natural y el petróleo, que son los sectores que invierten importantes sumas de dinero en su campaña y en su PAC. Mientras “encomienda” a la Comisionada Residente que trabaje un proyecto de ley, federal, que “despolitice” la AEE sin federalizarla, parece que sus recientes intervenciones han dado resultados. El “nuevo” director ejecutivo de la AEE (NO CEO), José Ortiz anunció la apertura de proyectos de gas natural para Puerto Rico.

No existe razón alguna para que Puerto Rico no apueste de manera agresiva en el mediano y largo plazo en energías renovables. Aquí tenemos los recursos de sol, agua, viento y biomasa suficiente para poder producir nuestra propia energía sin la dependencia del gas natural. Esto me lo confirmó el Dr. Lionel Orama de la UPR Mayagüez, en una entrevista reciente para mi podcast, La Ventana.

Así las cosas, ninguna de estas cabezas del monstruo está pensando en los intereses de Puerto Rico ni mucho menos en la gente que todavía no tiene servicio eléctrico a casi un año del Huracán María. Las determinaciones que estas tres cabezas están tomando fomentan la desigualdad, los beneficios para unos pocos y nuestra dependencia en combustibles fósiles. Además de profundizar la crisis económica e imposibilitar la salida de esta de manera justa para todos. La única forma de hacerle frente a ese monstruo es un proceso de unidad de pueblo en el que lo enfrentemos en cada esquina y en cada paso que de. Como al monstruo de la mitología griega nos toca a nosotros hacerle frente y neutralizarlo.


Búscame en Facebook: Rafael Tirado Rivera

Sígueme en Twitter: @rtirado

Regístrate aquí: http://bit.ly/2Fd3FF3

💬Ver 0 comentario