Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

La estadidad un año después

Esta semana marca un año de la celebración del más reciente plebiscito criollo auspiciado por el Partido Nuevo Progresista (PNP). A pesar del gasto de dinero público en este ejercicio y en las iniciativas posteriores, con el propósito de darle algún tipo de credibilidad a los resultados, la realidad es que la estadidad no está más cerca y los escollos son cada vez más complicados para los proponentes de esa fórmula. Ante ese escenario es necesario que el gobierno replantee sus prioridades por el bien de Puerto Rico. Si no cambiamos el curso de acción, seguiremos sufriendo la debacle económica actual y continuaremos de forma indefinida bajo el régimen antidemocrático de la Junta de Control Fiscal (JCF).

Comencemos reconociendo los verdaderos resultados de ese “plebiscito”. De un universo de 2,260,804 electores hábiles para ejercer su derecho al voto en este evento sólo votaron 525,138. En otras palabras, solo participó el 23% del electorado en esta votación. Este es el evento de menor participación en la historia electoral de Puerto Rico. De hecho, la participación fue menor en términos porcentuales, inclusive que la participación en las recientes elecciones presidenciales de Venezuela. En Venezuela participó el 46% de los electores y esto ha sido visto como un factor que resta legitimidad a la victoria de Maduro. Lo mismo ocurre con el caso de la estadidad en ese plebiscito de Puerto Rico.

En esta votación la estadidad obtuvo 508,862, para un 97% de los votos emitidos. Por otro lado, es importante señalar que en comparación con el plebiscito del 2012 la estadidad obtuvo 325,329 votos menos en el 2017. Esto le ha restado fuerza al reclamo de atención a la estadidad. No hay forma de vender con seriedad en Washington un resultado de 97%. Especialmente cuando se conoce la división que existe en Puerto Rico por el asunto de estatus. Además, que ese por ciento solo se alcanza en regímenes autoritarios y que carecen de legitimidad democrática. Por ejemplo, en el referéndum presidencial del 1995, el partido Ba’ath de Sadam Hussein en Irak obtuvo el 99% de los votos. Aunque el resultado de la estadidad es más parecido al 97% que obtuvo el presidente de Kzakhastan, Nursultan Nazabrayev, en las pasadas elecciones del 2015.

La única esperanza que le queda al gobierno para revivir el tema de estatus en Washington es su nuevo “amigo”, el presidente de la Comisión de Recursos Naturales del Cámara, Rob Bishop. Pero deben escuchar su consejo completo. Antes de buscar la estadidad Puerto Rico debe tener un gobierno funcional y una economía “vibrante”. La realidad es que mientras PROMESA gobierne los destinos de Puerto Rico, la estadidad ni ninguna otra opción de cambio de estatus estará disponible. Esa es la verdad. Es por lo que el gobierno debe hacer lo correcto y ceder en su obsesión con la estadidad y reenfocar los pocos recursos que tenemos en la reconstrucción de Puerto Rico y su desarrollo a largo plazo. Lo otros es impulsar un esfuerzo serio en Puerto Rico en el que todos los sectores se sientas representados y esto es algo que el PNP ha demostrado una incapacidad patológica de concretar.

Así las cosas, es tiempo de que el gobierno le hable con la verdad al pueblo: la estadidad NO está más cerca hoy que hace un año. No hay ambiente para promover legislación en favor de la estadidad en las pocas semanas que le quedan de trabajo a este Congreso previo a las legislativas de noviembre. Lo que si puede hacer el gobierno es enfocarse en los problemas inmediatos de Puerto Rico y comenzar un verdadero proceso de reconstrucción que sea inclusivo y justo para todos.


Búscame en Facebook: Rafael Tirado Rivera

Sígueme en Twitter: @rtirado

Regístrate aquí: http://bit.ly/2Fd3FF3

💬Ver 0 comentario