Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

El paraíso neoliberal de Rosselló y la Junta

“La Junta de Control Fiscal habló e impuso su receta de medicina amarga”. Esa aseveración no es del todo cierta. Eso es lo que nos quiere hacer pensar el gobierno de Rosselló sobre la certificación de los planes fiscales del gobierno la pasada semana. Los planes fiscales son producto del alineamiento de la visión de Rosselló con la Junta (JCF). El baile y la complicidad del gobierno con la JCF queda delatado en los detalles de los planes fiscales. Esto lo confirmó el presidente de la JCF, José Carrión III, el jueves después de la reunión en un programa de televisión en donde admitió que lo que se aprobó es muy similar a lo que propuso el Gobernador. Por lo tanto, la JCF y el gobierno están de acuerdo en convertir a Puerto Rico en un paraíso neoliberal.

Empecemos por lo básico. El neoliberalismo es una corriente económica y política internacional que pretende establecer una apuesta agresiva en favor de las llamadas “soluciones de mercado”. A través de ellas se persigue alcanzar grandes niveles de crecimiento económico en los sectores más ricos de las sociedades, lo que permite a su vez que estos sectores desaten sus riquezas a través de la inversión en nuevos proyectos o adquisiciones que últimamente benefician al ciudadano de a pie a través de la creación de empleos y otras oportunidades. Ese aumento de la riqueza en los sectores más poderosos de la sociedad se fomenta a través de la desregulación de los mercados, o sea el abandono por parte del gobierno de su rol de fiscalización. Y a través de los procesos de privatización de las funciones del propio gobierno. Los clásicos ejemplos de estas políticas lo son Margaret Thatcher y Ronald Reagan en los 70’s y 80’s en Gran Bretaña y Estados Unidos respectivamente.

De las épocas de estas dos personas heredamos los grandes problemas de contaminación ambiental, especialmente en el agua y en el aire. Esa contaminación era el resultado de la falta de regulación efectiva de la actividad de las grandes corporaciones. Había que dejar que las empresas tomaran esas decisiones para que garantizaran sus ganancias. También de este periodo viene el cliché de que “vamos a hacer más con menos” que repiten los políticos neoliberales para apaciguar a las masas y se fomentaron los procesos de privatización y despidos masivos de empleados públicos. En este periodo es que comienza a dispararse la brecha entre ricos y pobres hasta llegar a la actualidad en donde el 1% de la población en Estados Unidos, por ejemplo, controla el 40% de la riqueza de ese país. Las medidas neoliberales son medidas de carácter ideológicas, cuyos promotores indican que hay que seguir a pie de la letra, de manera casi fanática para obtener los resultados deseados, sin importar las consecuencias sociales. Con las políticas neoliberales siempre se habla de que tiene que haber “dolor” y siempre le tiene que doler a alguien más que otro. Por lo general el dolor es mayor para el que menos tiene.

Esta teoría neoliberal es la que explica el cierre de 280 escuelas, la privatización de la educación a través de las escuelas chárter y los recortes de más $460 millones en el Departamento de Educación. Es la que explica el recorte de las pensiones en 10%. No es que Rosselló se opusiera. Es que no había consenso en la cantidad del recorte y a cuáles pensionados. Esa teoría explica el repentino proceso de privatización de la AEE sin las medidas necesarias para salvaguardar el interés público a través de la desregulación del proceso. Es la que promueve la privatización de las cárceles y que se lleven los presos a Estados Unidos. Es la que fomenta el desmantelamiento de la esfera pública bajo la bandera de que “todo lo privado es mejor”. Esa teoría neoliberal es la que llevó a aprobar la primera reforma laboral y a que se imponga una segunda sin ningún estudio sobre su efectividad. Los miembros de la JCF son fanáticos neoliberales y Rosselló también. Ninguna de las determinaciones de la JCF está basada en datos o en supuestos económicos confiables, como señaló el Dr. Antonio Fernós Sagebién en mi podcast La Ventana, este pasado viernes. El gobierno de Rosselló guardó silencio sobre esto por lo que se convierte en cómplice de esas actuaciones criminales en contra de los más vulnerables y en favor de sus propios intereses ideológicos.

Así las cosas, tenemos que estar claros de que en Puerto Rico nos estamos enfrentando a fuerzas ideológicas peligrosas, guiadas por el fanatismo. No nos podemos dejar engañar por los teatros y las conferencias de prensa de indignación por parte del gobierno. En sus manos tuvieron la oportunidad de tener una confrontación directa con la JCF cuando Rosselló se amilanó y no se atrevió a suspender los fondos a este organismo. Sin duda alguna, al pueblo le va a tocar luchar en contra de las pretensiones de la JCF y Rosselló de formar su propio paraíso neoliberal aquí en Puerto Rico a costas del dolor y sufrimiento de la gente.


Búscame en Facebook: Rafael Tirado Rivera

Sígueme en Twitter: @rtirado

Regístrate aquí: http://bit.ly/2Fd3FF3

💬Ver 0 comentario