Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

Un mal negocio, no es bueno para Puerto Rico

El proyecto de privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), según planteado por el gobierno de Rosselló, es un mal negocio para Puerto Rico. En días recientes, hemos escuchado la opinión de organizaciones independientes y un economista que siguen desmontando los mitos alrededor de la legislación que permitiría la privatización de los activos de la AEE. Lo que más preocupa de estos informes es que no son cosas nuevas. Todas las banderas que se levantan son las mismas banderas que se levantaron desde el primer día. Dicho de otra manera, el gobierno se ha hecho sordo a los cuestionamientos y advertencias de expertos y del público en general. Pretenden cerrar el negocio en cuartos oscuros y sin ningún tipo de supervisión. Esta actitud de tratar a la AEE como un negocio familiar a la larga va a beneficiar a unos pocos y nos costará caro a todos.

Veamos las expresiones más recientes del economista, Dr. José Alameda, el Institute for Energy Economics and Financial Analysis, y el Centro para la Nueva Economía:

$986 más anualmente en la tarifa residencial 

Según el economista José Alameda, la tarifa residencial aumentaría en promedio $986 anuales. Esto debido a que según el Plan Fiscal y como advertimos anteriormente en este blog, se estima que la AEE vendía el kw/h en 5.5 centavos por debajo del costo de operación entre el 2011 y el 2016. Por lo tanto, con la eliminación de los subsidios luego de la privatización, todos los clientes de la AEE (comerciales o residenciales) pagaríamos $3,442 millones adicionales en la factura eléctrica entre el 2019 y el 2023. Para los clientes comerciales esto representa un aumento de $13,637 anuales y de $827,674 anuales para los clientes industriales de la AEE.

En esa cifra de $3,442 millones estaría la ganancia para el privatizador durante el periodo del 2019 y el 2023 que corresponde al periodo del Plan Fiscal. En un aparte con la prensa, el Dr. Alameda indicó que de los 20 centavos que de kv/h que se paga en la actualidad, solamente .02 centavos representan el gasto de nómina, por lo que es seguro que los aumentos se los pasarán a los clientes ya que la empresa privatizadora buscará rápidamente obtener sus ganancias.

“El proyecto de privatización no resolverá la crisis de electricidad de Puerto Rico”

Esta es la traducción literal del título de un informe publicado el viernes por el Institute for Energy Economics and Financial Analysis (IEEFA). En este documento de 30 páginas la IEEFA identifica 6 fallas mayores en el proyecto de privatización sometido por el Gobernador a la Asamblea Legislativa. En resumen, estas fallas son:

  1. El proyecto elimina cualquier requerimiento de cumplir con las políticas públicas sobre el establecimiento de fuentes renovables o el Plan Integrado de Recursos (PIR).
  2. No atiende la necesidad de mayor inversión en micro redes o generación distribuida, para aumentar la confiabilidad del sistema eléctrico.
  3. No ofrece un mandato claro con relación a la promoción de la competencia y la asequibilidad de los precios para los clientes.
  4. No aborda la deuda de $9,000 millones de la AEE y no requiere que el proceso se ajuste a los planes fiscales que deben ser certificados por la Junta de Control Fiscal.
  5. El proyecto crea “banderas rojas” relacionadas al abuso y la intervención política en el proceso de privatización.
  6. El proyecto expone a los empleados de la AEE a un futuro incierto. No hay compromiso de honrar los convenios colectivos, la representación sindical, ni ofrece participación de los empleados en el proceso de privatización.

El informe, sentencia además lo siguiente: “Los malos negocios políticos, enmascarados como política pública energética llevaron a la AEE a la ruina. Este proyecto de ley tiene todas las señales de repetir errores del pasado y representa un retroceso enorme en el esfuerzo de Puerto Rico de modernizar su sistema eléctrico e impulsar su economía.”

“Una receta para el desastre”

Citando al Inspector General Interino del Department of Homeland Security, el Centro para la Nueva Economía (CNE) a través de su director de Política Pública, Sergio Marxuach, nos dice que la forma en que se plantea el proyecto de privatización de la AEE; con la eliminación de la figura de la Comisión de Energía como un ente regulador fuerte es “una receta para el desastre.” La Comisión, a través de la regulación efectiva del mercado de energético en la isla es importante “para evitar otro desastre en el sistema eléctrico.”

Específicamente señalan 5 áreas importantes en las que el proyecto elimina la intervención de la Comisión. Estas son:

  1. elimina el poder de reglamentar las tarifas y cargos que podrá cobrar una entidad contratante;
  2. de exigir a la parte contratante el cumplimiento con cualquier proceso, requisito, aprobación, o revisión por parte de la Comisión;
  3. de exigir el cumplimiento de cualquier entidad contratante con las disposiciones del PIR;
  4. también se elimina la aplicabilidad de cualquier reglamento promulgado por la Comisión a las Transacciones de la AEE;
  5. se elimina el requisito de que cualquier contrato otorgado con respecto a alguna Transacción de la AEE sea evaluado o aprobado por la Comisión.

En su escrito, el CNE hace también 6 importantes recomendaciones para establecer un mejor marco regulatorio.

Así las cosas, debemos estar atentos y procurar que la transformación de la AEE se haga a la luz del día y de manera transparente. Si el gobierno tiene la intención real de tener un proceso que sea beneficioso para la gente, tiene que regresar a la mesa de diseño y dar verdadero espacio a la participación de todos los sectores interesados. De lo contrario, terminaremos con un proceso de privatización dudoso y un mal negocio, que no es bueno para Puerto Rico.


Búscame en Facebook: Rafael Tirado Rivera

Sígueme en Twitter: @rtirado

Regístrate aquí: http://bit.ly/2Fd3FF3

💬Ver 0 comentario