Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

En el 2018 el pueblo tiene que volver a ser el protagonista

En el libro Historia del Partido Popular Democrático, Luis Muñoz Marín describió el momento de su fundación como la “entrada del pueblo en escena”. En otras palabras, el pueblo a través del “movimiento popular democrático”, como le llamaba, se convirtió en protagonista de su propia historia y tomaba las riendas de su futuro.

La “entrada en escena” del pueblo facilitó las grandes transformaciones que se dieron en aquellos años. Esto permitió que mi padre, hijo de un trabajador de la caña, pudiera estudiar en la Universidad de Puerto Rico, hacerse maestro, supervisor de matemáticas y director de escuelas, y junto a mi madre que también pudo hacerse maestra de costura industrial, romper el ciclo de pobreza extrema del que vinieron y levantar una familia de cinco profesionales de clase media. Hazaña difícil de repetir en esta nueva realidad que nos ha tocado vivir.

Ese protagonismo del pueblo del que hablaba Muñoz, tiene que tomar nueva vida luego de la devastación del 2017. El pueblo, la gente, tiene que salir de las gradas y retomar nuevamente el escenario.

En el 2018 no basta con pertenecer a un partido político, como el Partido Popular del 1938. Pero si usted pertenece hoy a un partido: participe y exija procesos democráticos y abiertos. Exija rendición de cuentas a sus líderes y funcionarios electos. En la sociedad compleja y tan diversa como dividida en que vivimos, la participación del pueblo tiene que trascender estos espacios políticos tradicionales y expandirse hacia la sociedad civil y más allá.

Es por ello que una auditoría ciudadana e independiente de la deuda tiene que volver a ser prioridad en la discusión pública. Tenemos el derecho a saber la opinión de miembros de nuestra comunidad cívica y académica de las transacciones que nos trajeron a esta crisis, con el beneficio del acceso a información de primera mano. La auditoría por parte de la Junta NO es suficiente y NO es confiable.

El pueblo tiene que exigir transparencia en el uso de los fondos destinados a la reconstrucción de Puerto Rico, ya sean estos locales, estatales, federales o privados. Organizaciones independientes deben tomar un rol activo en el monitoreo del uso efectivo de los mismos. Esto cobra mayor importancia, luego de la bola rápida que la Administración Rosselló intentó pasar debajo del radar con la propuesta de utilizar los fondos de Unidos por Puerto Rico para “remodelar” parques pasivos alrededor de la isla. El pueblo se indignó y reaccionó de manera acorde en las redes sociales, paralizando esa movida. A pesar de esto, todavía existen muchas interrogantes alrededor de Unidos por Puerto Rico que se deben responder. [VER VIDEO]

La crisis provocada por María ha puesto en entredicho la capacidad, competencia y buena fe de actores del sector privado. Algunos han aprovechado la desgracia para enriquecerse de manera injusta: aumentando precios, acaparando productos, cobrando por servicios no rendidos y escudando su ineficiencia en la falta de energía eléctrica. Está claro que el Secretario Pierluisi, el DACO, y el Departamento de Justicia NO van hacer nada. Todos podemos señalar alguna instancia en la que se han dado abusos en contra de un consumidor en medio de la crisis. Por lo tanto, es hora de que los puertorriqueños comencemos a fiscalizar y a exigir la rendición de cuentas también en el sector privado. Sería bueno ver el nacimiento de plataformas ciudadanas que velen por los derechos de los consumidores y acaben con el mito de que el sector privado es infalible.

Por último, este 2018 debe ver el renacer de la lucha ciudadana en contra del depósito de cenizas de carbón en la comunidad de Tallaboa en Peñuelas y en contra de AES en Guayama. Debemos prepararnos también para luchar en contra de la incineradora de basura en Arecibo, que sectores encabezados por Luis Fortuño quieren empujar, utilizando la crisis que azota a Puerto Rico y aprovechando sus influencias en Washington y la ayuda de la JCF. La ruta para este año debe ser todo lo contrario de lo que representan estos proyectos. Debemos ser más Casa Pueblo, que ha iluminado a medio Adjuntas con la luz del sol y menos carboneras e incineradoras que contaminan y enferman a la gente.

El pueblo tiene que organizarse para exigir que la transformación de la AEE sea sobre las bases de energía renovable e inversión en innovación, para garantizar que las comunidades más vulnerables no se vean tan afectadas con el próximo evento atmosférico. Debemos todos estar activamente pendientes a esto.

Así las cosas, la agenda del 2018 tiene que ser elaborada con los principios de organización y valores de participación que se dieron en el 1938. Utilizando las herramientas disponibles en las nuevas tecnologías, manejando nuevos conceptos, abrazando nuevas luchas y estableciendo nuevos senderos de cooperación y solidaridad entre los puertorriqueños. Sin duda alguna el camino de la recuperación de Puerto Rico requiere más democracia, transparencia y mayor participación de todos los ciudadanos. Cuando participamos, la historia demuestra que progresamos. ¡Seamos nuevamente los protagonistas!


Sígueme en Twitter: @rtirado

💬Ver 0 comentario