Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

“El futuro no es lo que era”

Este es el título de una serie de entrevistas convertida en libro, entre Juan Luis Cebrián, editor del periódico español El País y el expresidente del gobierno español, Felipe González. Lo recuerdo muy bien, por ser uno de los primeros libros de política internacional que compré y leí por mi cuenta. Es un diálogo sobre el proceso de transición democrática en España, del que ambos fueron protagonistas y cómo esa España se enfrentaba a los cambios de la globalización, la apertura hacia las nuevas tecnologías y el nuevo paradigma internacional luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001. Era un diálogo sobre aquel presente, que era muy distinto al que ellos visualizaron, durante el periodo de transición. Para Puerto Rico, luego de los más recientes acontecimientos en Washington, el futuro tampoco es lo que era.

Por primera vez en décadas, el gobierno de Estados Unidos no le provee a Puerto Rico un incentivo para promover el establecimiento o mantenimiento de empresas de manufactura aquí en la isla. Peor aún, empresas de manufactura foráneas establecidas en Puerto Rico, tendrán que pagar un impuesto de 12.5% por el uso de propiedad intelectual. El Congreso decidió también, posponer la discusión sobre la extensión plena a Puerto Rico del crédito contributivo por niños dependientes, el aumento por 5 años a los reembolsos del arbitrio al ron y la reducción retroactiva al 2017 de la tasa tributaria para las empresas domésticas. El Congreso entiende que no hay una relación especial que proteger con Puerto Rico, ni si quiera por el paso devastador de los huracanes Irma y María.

Sin duda alguna, el liderato gubernamental del PNP es responsable de no defender con vehemencia ni coherencia los empleos que genera la manufactura en Puerto Rico. Esto debido al fanatismo político que les impide hacer causa común con otros sectores, fuera de la visión estadista. El gobierno PNP antepone su obsesión con la estadidad a los empleos de la gente. Prefieren que seamos tratados como estado pagando contribuciones federales a cambio de nada, como he planteado en las dos últimas entradas de este blog y el liderato legislativo local ha admitido públicamente. Esta realidad no debería impedir que los sectores soberanistas y autonomistas, volvamos a reflexionar sobre el presente y futuro de la relación actual con Estados Unidos.

Esa reflexión debe dejar atrás conceptos obsoletos, miedos irracionales y las obsesiones ideológicas de muchos.  No podemos padecer nosotros de lo que tanto criticamos al adversario político. Mucho menos, podemos enajenarnos de la realidad que vive el país y atrincherarnos en discursos gastados. No podemos seguir defendiendo lo indefendible y repartir culpas cada vez que recibimos un golpe en Washington, y mira que hemos recibido golpes últimamente. El país necesita todo lo contrario. Necesita que comencemos a manejar discursos nuevos y modelar escenarios nuevos, que provean oportunidades de potenciar las capacidades de los puertorriqueños. Un proyecto nuevo, distinto y que establezca una ruta de prosperidad, estabilidad y dignidad política.

Así las cosas, los retos que tenemos por delante son enormes y las perspectivas no son muy halagadoras. Al igual que la España del diálogo entre Cebrián y González, Puerto Rico pasa por cambios traumáticos en su modelo de hacer las cosas, en medio de la catástrofe más grande su historia. Sólo nos queda pensar y planificar nuestra propia transición y enfrentar al futuro con valentía y dignidad. No podemos estancarnos en paradigmas del pasado porque para bien o para mal el futuro no es lo que era.


Sígueme en Twitter: @rtirado

💬Ver 0 comentario