Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

La legislatura PNP después de María

Luego del azote de uno de los fenómenos naturales más destructivos de nuestra historia y todas las repercusiones asociadas, que han provocado desde investigaciones congresionales hasta la visita de un relator de la ONU, pensaríamos que la legislatura estaría enfocada casi exclusivamente en la recuperación de Puerto Rico. Para sorpresa de pocos, esto no ha sido así. Mientras la mayoría del país está a oscuras, mucha gente desde hace tres meses, la legislatura controlada por el PNP, se ha dedicado a impulsar una agenda politiquera y guiada por el fanatismo que en nada ayuda a la recuperación de Puerto Rico. Veamos que han estado haciendo en este periodo.

Aprobaron la Ley del Nuevo Gobierno, que más allá de su nombre rimbombante, es otro esfuerzo concertado de establecer más medidas de austeridad, como la eliminación de agencias, facilitar el despido de empleados públicos y fomentar la privatización de funciones gubernamentales. Estableció también, un proceso complicado y nebuloso en el que, si Cámara y Senado no acuerdan la aprobación de un Plan de Reorganización, el mismo queda aprobado “tácitamente”. Lo que probablemente es inconstitucional.

La Cámara y el Senado aprobaron también un proyecto de la autoría del presidente de la Cámara, Johnny Méndez, que crea una nueva la Ley de Menores, y que conseguirá que más niños sean tratados como criminales por el estado. Este proyecto no establece una edad mínima y expande la cantidad de delitos para ser juzgado como adulto ante un tribunal, fuera del sistema de menores. Esta medida no responde al sentido de justicia del puertorriqueño y atenta contra los niños marginados por el sistema y discriminados por la falta de oportunidades. Este proyecto del presidente de la Cámara afectará desproporcionalmente a los niños y niñas de comunidades negras y pobres, como en Fajardo, Río Grande, Luquillo, pueblos a los que “representa” este señor en la Cámara.

Por otro lado, en el Senado se aprobó un proyecto del presidente Thomas Rivera Schatz en donde despoja a la Juez Presidente de una serie de prerrogativas administrativas y que son inherentes a las funciones de la presidencia de la Rama Judicial. Restándole, poderes a la figura del Juez Presidente y distribuyéndolos en el propio Tribunal, Rivera Schatz pretende controlar a través de sus tentáculos políticos allí, la asignación de jueces en distintas instancias como los jueces que atienden el proceso de destitución del Contralor Electoral y revisión de casos electorales en primera instancia. Rivera Schatz quiere controlar y dirigir la rama judicial, desde la presidencia del Senado.

Esta legislatura también aprobó, el proyecto de Restauración Religiosa, que es una excusa para que grupos religiosos fundamentalistas puedan ejercer prácticas discriminatorias de forma legal, por ejemplo, en contra de la comunidad LGBTTIQ. Algo que habíamos creído que estaba superado, por el el progreso de la sociedad. En la Cámara se aprobó también, en la madrugada del sábado, un proyecto que busca establecer nuevos límites al derecho constitucional a la fianza. Derecho refrendado por el pueblo, ya en tres ocasiones. Otro proyecto que afectará desproporcionalmente a las comunidades pobres del país y que además no hace sentido, cuando los porcientos de casos criminales esclarecidos, bajo esta administración, están por el piso. No olvidemos, fueron ellos quienes también, hace una semana, solicitaron al Congreso que nos pusiera a pagar contribuciones federales a TODOS, a cambio de nada.

Así las cosas, la legislatura sigue aprobando medidas que tendrán consecuencias nefastas en medio del mar de calamidades que nos dejaron Irma y María. Además de la aprobación de estas medidas nefastas, la forma en que se aprobaron muchas de ellas, tanto en Cámara como en Senado, dejan mucho que desasear del “Nuevo Puerto Rico” que nos quieren empujar después de la catástrofe. ¡Ninguno de estos proyectos abonan a la recuperación de Puerto Rico! Todo lo contrario, nos dividen, nos restan derechos y erosionan nuestra democracia.

Para la legislatura actual poco importan los números reales de nuestros muertos producto del huracán, los contratos mal habidos o ilegales, que la mitad del país no tenga luz o acceso a agua potable, que la base de la manufactura está en riesgo o que no hay fondos federales suficientes comprometidos para la reconstrucción. Aprovecharon el momento para acumular puntos con su base política e impulsar una agenda fanática y politiquera, cuando menos Puerto Rico lo necesita.


Sígueme en Twitter: @rtirado

💬Ver 0 comentario