Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

Washington, tenemos problemas

Cuando pensamos que el camino a la recuperación de Puerto Rico no puede ser más lento, tedioso y lleno de obstáculos, es cuando el panorama en Washington lo complica aún más. Especialmente, cuando tomamos en cuenta que no existe una voz coherente ni agenda concertada para adelantar los intereses de Puerto Rico en Washington. La Administración Rosselló está por su lado, la Comisionada por otro y la Junta de Control Fiscal (JCF), campea por su respeto con su propia agenda. Además de contar con un Congreso y una Casa Blanca, tibios; por llamarlo de alguna forma, a las necesidades de Puerto Rico. De esta forma se agudizan las crisis en los diferentes frentes y se ponen en peligro miles de empleos, el acceso a la salud de nuestra gente y las posibilidades de recuperación del desastre de la deuda y del Huracán María.

Fondos relacionados a María

La semana pasada la Administración Trump, presentó una solicitud de ayuda al Congreso de $44 mil millones para atender los desastres causados por los huracanes Harvey, Irma y María en Texas, Florida, Puerto Rico e Islas Vírgenes Americanas; respectivamente. El desglose de esa petición es la siguiente: $25.5 mil millones para FEMA y SBA; $4.6 billones para cubrir daños en facilidades federales; mil millones de dólares para agricultura; $1.2 mil millones para educación y $12 mil millones para el plan de mitigación de inundaciones, administrado por el Community Development Block Grant.

A todas luces esta petición es insuficiente y se queda corta para cubrir las necesidades de los residentes de las zonas afectadas, especialmente en el caso de Puerto Rico que ha sometido estimados ascendentes a $96 billones. En otras palabras, esa asignación no da ni, para empezar.

Liquidez en el gobierno

La Administración Rosselló logró en octubre una asignación de $4.9 billones para cubrir los gastos operacionales del gobierno, ante la posibilidad de haberse quedado sin efectivo durante este mes de noviembre. Con el nivel de gasto del gobierno a causa de la crisis y el colapso de sus ingresos, es muy probable que, en los próximos meses volvamos a estar en la misma posición. ¿Cuál será la reacción del Congreso y la JCF? La credibilidad y la transparencia del gobierno serán determinantes en este proceso.

Fondos de Medicare

Puerto Rico necesita estabilidad en su sistema de salud, para poder comenzar a estabilizar sus finanzas públicas. Para lograr este objetivo, es importante conseguir paridad en los fondos de Medicare. De este programa, se recibe solamente un reembolso de $355 millones de los $2,126 millones que se utilizan para pagar el Plan Mi Salud. La Comisionada Residente, Jenniffer González logró una importante asignación de mil millones de dólares de Medicare a Puerto Rico. Esta no es la asignación que en justicia nos corresponde, pero nos da un respiro.

La Comisionada logró la inclusión de esta asignación en el proyecto del Children Health Insurance Program (CHIP) que fue aprobado en el pleno de la Cámara el pasado 3 de noviembre. Este proyecto presenta serias objeciones en el Senado, lo que dificulta su aprobación, por lo que la incertidumbre sobre los fondos Medicare y el posible colapso de la reforma continúan.

Reforma Contributiva

En este tema a Puerto Rico se le va literalmente la vida. La Cámara aprobó una versión de reforma contributiva que pone un impuesto de 20% sobre las importaciones de productos manufacturados en Puerto Rico. Por su parte el proyecto del Senado, propone un impuesto mínimo global a de 12.5% a la importación de productos de Puerto Rico a Estados Unidos. Esto es peor que Irma y María juntas. Aquí es donde se separan de manera marcada las posiciones del Gobernador y la Comisionada Residente.

Rosselló propone una versión tímida de un mecanismo parecido a lo que en su momento fueron las 936. Si. Un mecanismo parecido a la Sección 936 que Rosselló, padre, mató cuando era gobernador, generando la crisis que tenemos hoy. La versión es tan aguada que está dispuesto Rosselló a transar por un impuesto de 10% a la importación de productos a Estados Unidos, junto a otros incentivos. Por su parte la Comisionada González, ha dejado claro que un mecanismo “tipo 936” no va a estar disponible para Puerto Rico en el Congreso Republicano. A esto se le suma que, de esa reforma contributiva, dependen los empleos de miles de puertorriqueños.

Junta de Control Fiscal

La JCF recibió un duro golpe con la determinación de la Juez Swain de bloquear la toma de control de la AEE con la designación del Sr. Zamot como director ejecutivo. Pero esto, pienso, es una victoria pírrica para la Administración Rosselló ya que sus propias acciones son las que van a empujar al Congreso a otorgarle más poderes a la JCF. Las contrataciones como las de Whitefish, Cobra, CSA, entre otros, han levantado serios cuestionamientos sobre la capacidad de administrar los fondos de reconstrucción. Y más recientemente, el tema del manejo del número real de muertos a causa del Huracán, mina la credibilidad del Gobierno de Puerto Rico. Facilitando así el terreno para los que piden más poderes para la JCF.

Por otro lado, no vemos la JCF trabajando activamente estos temas que son trascendentales y que mejorarán o agravarán la crisis que supuestamente vienen a atender.

Este panorama sombrío, no es por la falta de difusión o atención a los asuntos y temas relacionados a Puerto Rico en la Capital Federal, como era el entendido local de siempre. En San Juan nos consolábamos pensando que en D.C. estaban “ocupados” con asuntos verdaderamente “importantes” y que Puerto Rico no estaba en el radar u ocupando primeras planas allá. Esa realidad cambió. Nunca, los asuntos relacionados a Puerto Rico habían generado tanto interés y cobertura mediática como los eventos relacionados a la deuda y ahora el manejo emergencia del Huracán María por parte del gobierno federal y estatal. A pesar de esto, el gobierno de Rosselló no ha sido capaz de generar una masa crítica que facilite la atención adecuada a estos problemas. Al contrario, son sus acciones espantan a posibles defensores de agenda de Puerto Rico.

Así las cosas, el panorama en Washington no ofrece garantías mínimas de que Puerto Rico será tratado de manera justa en ninguno de los temas que se manejan allí. Como muy bien plantea el exgobernador, Aníbal Acevedo Vilá, “nos hace falta un cuarto bate” ante la falta de claridad y efectividad del Gobierno de Rosselló, debido a las heridas auto infligidas durante los pasados dos meses. Esto sin hablar del daño que se le hizo a Puerto Rico durante los primeros meses de este año, al tratar de empujar una agenda divisiva de status, con los retos tan grandes que enfrentamos. El tiempo apremia y la agenda se hace más compleja. Washington, tenemos problemas.

💬Ver 0 comentario