Blogs: Así las cosas…

Uncategorized

Así las cosas…

Por
💬0

Cambio Climático y el Título V de PROMESA

Desde hace varias semanas quería escribir un poco sobre el tema de cambio climático y la importancia de que en Puerto Rico desarrollemos una política pública coherente para enfrentar sus efectos sobre el País. Interesaba discutir sobre la importancia de trabajar los temas de prevención y mitigación de daños, especialmente en lo relacionado a infraestructura estratégica y como esto representa una oportunidad para la creación de empleos en el corto y mediano plazo. El evento de Irma y la estela de destrucción y desolación que nos dejó en el vecindario, sirve como excusa perfecta para que comencemos a tratar este asunto con la importancia y urgencia que requiere. Nuestro futuro y supervivencia en este lado del Caribe dependerá grandemente de las acciones que tomemos hoy sobre el cambio climático y el Título V de PROMESA, si se utiliza de la manera correcta, representa una oportunidad en esta dirección.

Puerto Rico no es un emisor importante o determinante de gases que producen el efecto invernadero, los cuales generan el calentamiento global y el cambio climático. Los principales emisores en Puerto Rico son la AEE a través de su planta de Aguirre; que no cumple con los parámetros establecidos por la EPA desde el 2013, y la AES en Guayama; que produce además 300 mil toneladas de cenizas al año y que mayormente las exhibe al descubierto en sus instalaciones.  Entre ambas operaciones generan 7 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono (CO2e) que van a la atmósfera.

A pesar de ello, Puerto Rico, junto a Nicaragua y Paraguay, es el país de América Latina que menos emisiones produce. Contrario a esto, los principales emisores de gases en América Latina son Brasil, México, Argentina y Venezuela. La región completa totaliza el 5% de las emisiones mundiales anuales. Los países que más CO2e emiten anualmente son China, Estados Unidos, Unión Europea (los 28), India y la Federación Rusa, que entre todos emiten casi el 50% de los gases invernaderos a nivel global.

El hecho de que no somos grandes emisores de gases contaminantes, al igual que el resto de las islas del Caribe o la mayoría de las islas del Pacífico, no significa que estamos exentos de los efectos del cambio climático. De hecho, el impacto sobre nosotros es totalmente desproporcional a nuestra contribución a este fenómeno. Eventos como el de Irma, el huracán de mayor intensidad en la historia del Atlántico, o Harvey que arrasó hace dos semanas con Houston dejando 41 pulgadas de lluvia sobre la ciudad, serán cada vez más frecuentes. De hecho, según el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, desde 1970 se han cuadruplicado los eventos catastróficos relacionados al clima.

A pesar de que hemos tenido la suerte o bendición (decida usted) de no sufrir impactos directos desde hace mucho tiempo, la realidad es que estamos en el corredor de estos fenómenos y conocemos de primera mano los efectos de los azotes no directos de éstos. Sin contar con la amenaza real del aumento del nivel del mar que acelera la erosión de nuestras costas o el aumento en frecuencia e intensidad de las sequías extremas, como la que sufrimos hace dos años.

Ante esta realidad y a pesar de todas las objeciones que he levantado y levantaré sobre PROMESA y la Junta de Control Fiscal, el Título V de esta ley es una herramienta importante o, mejor dicho, la única herramienta disponible para viabilizar inversión en infraestructura estratégica que tanta falta hace para mejorar la calidad de vida en Puerto Rico y promover empleos en la construcción, sector que fue de los primeros en sentir el embate de la depresión económica. Esta sección autoriza la designación de un Coordinador de Revitalización, que tiene la responsabilidad de identificar “proyectos críticos” y administrar un calendario acelerado de aprobación y ejecución. Hace algunas semanas la Junta designó al Sr. Noel Zamot para esta posición y ya se están comenzando a evaluar los primeros proyectos, que no deben representar inversión por parte del Gobierno de Puerto Rico y cumplir con el Plan Fiscal del Gobernador. ¿Y qué tiene que ver esto con el cambio climático y Puerto Rico?

El Coordinador de Revitalización tiene la oportunidad única de evaluar y dar prioridad a proyectos que ayuden a prevenir y mitigar los efectos del cambio climático sobre Puerto Rico. Especialmente, en lo relacionado a proyectos de infraestructura necesarios como lo son carreteras y puentes en mal estado, telecomunicaciones, trabajos en puertos y aeropuertos. También tiene la oportunidad de promover proyectos que modernicen la infraestructura de distribución de energía eléctrica y de agua, elementos que son golpeados severamente por las inclemencias relacionadas al cambio climático. Asimismo, debe tener en cuenta la amenaza a la vida y propiedad que representan las inundaciones y el aumento en los niveles del mar. Fenómenos que afectan desproporcionalmente a las comunidades pobres del país. Para esto el Coordinador debería encontrar utilidad en las Guías Estratégicas para la Adaptación al Cambio Climático, producido por el Consejo de Cambio Climático de Puerto Rico.

Así las cosas, a pesar de las grandes dificultades que tenemos por delante, existe la oportunidad de enfrentar de manera exitosa el cambio climático. Uno de los retos más grande que a mi entender enfrenta Puerto Rico y que pone en peligro nuestra viabilidad como país, junto a la deuda y la relación colonial con Estados Unidos. Si logramos establecer los cimientos de una nueva infraestructura que nos haga más competitivos, que nos libere de combustibles fósiles, que genere empleos, que sea solidaria y nos haga más seguros, podremos comenzar un camino duradero a la recuperación. El Título V podría entonces ser la “herramienta poderosa” de la que habló el Sr. Zamot.


Sígueme en Twitter: @rtirado

Manténgase al tanto de análisis y opiniones sobre sucesos de actualidad. Reciba por correo electrónico nuestro boletín con columnas del día. Regístrese gratis en https://newsletters.elnuevodia.com/

💬Ver 0 comentario