Blogs: Así las cosas…

Uncategorized

Así las cosas…

Por
💬0

Credibilidad en el banquillo de los acusados

La semana pasada la Junta de Control Fiscal (JCF) demandó al gobernador Ricardo Rosselló en el Tribunal Federal con dos objetivos: que el tribunal declare que la reducción de jornada laboral es parte integral del plan fiscal sometido por Rosselló y certificado por la JCF, y en segundo lugar que ordene al gobernador y al gobierno de Puerto Rico ejecutar esa reducción de jornada. AQUÍ EL DOCUMENTO. Esto, además del famoso media tour del presidente Carrión III, donde dejó mucho que hablar por las duras revelaciones que realizó sobre este particular.

Sin duda alguna, ambos eventos ponen la palabra del gobernador en tela de juicio. ¿Y cómo está su palabra en los asuntos medulares? Veamos.

  • En junio de 2016, Rosselló insistía en que la deuda podía pagarse. Mientras que el 22 de mayo de 2017, solicitó la protección del Título III (quiebra) de PROMESA.
  • En septiembre de 2016 (ya habiéndose aprobado PROMESA y constituida la JCF) Rosselló prometió inyectar la UPR con $450 millones. Sin embargo, con la aprobación del Plan Fiscal, el recorte a la UPR suma precisamente a $450 millones.
  • El 16 de noviembre de 2016, luego de salir electo, se comprometió con bajar impuestos y revertir los de la pasada administración. Por el contrario, en marzo de 2017 había aprobado un total de 91 impuestos o aumentos a los ya existentes.
  • El 28 de febrero de 2017 Rosselló prometió un aumento en el salario mínimo, para luego decir el primero de marzo 12 horas más tarde que esto era una mera “aspiración.”
  • El 22 de mayo de 2017 Rosselló aseguraba que “las pensiones de los retirados estaban a salvo” y el 7 de agosto la JCF anunció una reducción en las pensiones para el 75% de los retirados.
  • El 8 de agosto de 2017 Rosselló estaba dispuesto a ir preso para evitar la reducción de la jornada laboral, mientras que el 30 de agosto, días después, no descartaba la reducción de jornada.

Con este patrón de contradicciones y de cambio de posturas es el que tiene que vivir el gobernador, y lamentablemente nosotros también. Sin duda, el plan fiscal del gobierno contiene no tan solo la reducción de jornada laboral y la posible eliminación del bono de navidad, sino que también contiene el recorte en las pensiones. Esto va a tener un efecto demoledor, no tan sólo en la economía en general, sino que va a resultar en el empobrecimiento de nuestras familias, especialmente en los sectores más vulnerables como nuestros adultos mayores y los niños; que ya sienten los efectos de los recortes en salud y educación. Es por esto que el gobernador y su administración no quieren hacerse responsables de esta determinación. Temen el costo político de ella.

Así las cosas, el cambia y cambia de Rosselló en asuntos importantes tendrá también consecuencias nefastas para el país, especialmente en los casos relacionados a la deuda que en la actualidad inundan el tribunal especial creado por PROMESA. Puerto Rico necesita claridad y transparencia para enfrentar con éxito la crisis y retomar el rumbo del país. Si el tribunal ratifica la posición de la JCF será un golpe mortal a la credibilidad del gobernador. La credibilidad del gobernador está en el banquillo de los acusados.


Sígueme en Twitter: @rtirado

💬Ver 0 comentario