Blogs: Así las cosas…

Uncategorized

Así las cosas…

Por
💬0

Prevaleció el Plan Rosselló

El viernes pasado, poco antes de las 11 de la mañana, la Junta de Control Fiscal (JCF) oficializó la decisión tomada hace ya varias semanas de reducir la jornada laboral de los trabajadores del sector público y la reducción de las pensiones de nuestros retirados. Esto significa que los empleados de la rama ejecutiva tendrán una reducción de jornada equivalente a dos días al mes o 160 horas por el remanente del año fiscal a partir del 1ro de septiembre. En cuanto a los pensionados se estima que el 75% recibirán recortes en sus beneficios. De esta manera el gobierno reducirá en 10% el gasto en el pago de pensiones, independientemente de la supuesta reforma que el gobierno de Rosselló aprobará en la Sesión Extraordinaria que se lleva a cabo en la Asamblea Legislativa.

La JCF basa estas determinaciones, específicamente lo relacionado a la reducción de jornada, en el Plan Fiscal sometido por Rosselló y certificado por ellos. Este Plan contemplaba originalmente reducciones en las operaciones del gobierno por $851 millones para este año fiscal. Luego de sometido el Plan, la JCF y Rosselló establecieron, en común acuerdo, una meta más agresiva de ahorros que lo llevaba a $880 millones. Para asegurarse de llegar a este número mágico, el gobierno y la JCF acordaron establecer un plan de contingencias que contenía la reducción de la jornada laboral en dos modalidades y la eliminación o reducción del bono de navidad. Sobre la viabilidad del bono de navidad, sabremos a finales del mes de septiembre. En otras palabras, la reducción de la jornada laboral se va a implantar porque Rosselló no ha podido justificar, documentar o precisar de donde saldrán $218 millones de los $880 millones que se comprometió en ahorrar.

En términos de las pensiones la JCF, por voz de la Sra. Matosantos, nos dice que estas determinaciones se toman con el propósito de “compartir el dolor” entre todos los sectores. Especialmente aquellos que el gobierno les debe dinero. Suponemos que en las próximas semanas conoceremos las determinaciones finales sobre el futuro de miles de hombres y mujeres que dieron los mejores años de su vida en nuestro servicio público y que ahora están condenados a vivir en condiciones precarias. Mientras tanto el gobierno irá facilitando la estructura legal que permitirá poner en marcha el plan de la JCF para reducir las pensiones, sin ser ellos los que aprueben el ajuste o la reducción final. El trabajo sucio le tocará a la JCF. Así como el juego de “pitcher y catcher” que han venido desarrollando desde principios de año, la JCF y el gobierno de Rosselló.

Lo que esconde ese juego es la complicidad de la JCF y el gobierno de Rosselló para implementar un agresivo plan de reducción del gobierno con el propósito de, al final del día, pagar a los bonistas. Las supuestas diferencias insalvables entre el gobierno de Rosselló y la JCF son de semántica, porque en realidad en lo sustantivo no difieren. Rosselló dejó muy claro en la campaña que el gobierno es “grande” e “ineficiente”. Que con las reformas que iba a promover se podía reducir el tamaño del gobierno para hacerlo más “pequeño” y “eficiente”. De esta forma garantizaría el pago a los bonistas. Una de sus principales promesas de campaña. La Junta dice lo mismo: hay que reducir el tamaño del gobierno. A esto ellos le llaman el “right-sizing” o la búsqueda del tamaño adecuado del gobierno. Pero ambos, de alguna forma, están de acuerdo en que hay que privatizar o reducir funciones del gobierno, porque el tamaño de las operaciones actuales es insostenible.

Así las cosas, Rosselló no puede escapar del Plan Fiscal que presentó a la JCF. Todo el mundo sabía que las proyecciones económicas y de ahorros eran casi imposible de alcanzar dentro de los términos propuestos. Hasta Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía, lo advertía en su más reciente visita a Puerto Rico. Ahora Rosselló y Puerto Rico tiene que vivir con las consecuencias de un Plan que va a empobrecer a nuestra gente y va a complicar la recuperación económica del País. Como ellos mismos decían el 13 de marzo en Fortaleza, cuando la JCF certificó el Plan: Prevaleció el Plan Rosselló.


Sígueme en Twitter: @rtirado

💬Ver 0 comentario