Blogs: Así las cosas…

Politica

Así las cosas…

Por
💬0

Déficit de transparencia (II) y la noción de partido único

En mi blog del 24 de mayo pasado, Rosselló y el déficit de transparencia, discutía la falta de trasparencia de la Administración Rosselló durante sus primeros cinco meses de gestión. Alertábamos sobre la falta de información de primera mano, especialmente en lo relacionado a los salarios y beneficios de varios funcionarios, entre ellos la Secretaria de Educación y el Director de Seguridad Pública. También comentamos la falta de claridad en el proceder del Representante del Gobernador ante la JCF, Elías Sánchez, que mientras realizaba estas funciones, no estaba sujeto a las disposiciones de la Ley de Ética Gubernamental, y buscaba activamente contratos en el sector privado y disfrutaba de escolta policiaca.

Estos señalamientos estaban enmarcados en mi convencimiento, de que el Puerto Rico que forjemos luego de la quiebra se tiene que erigir sobre bases sólidas de transparencia en la gestión pública. Y la realidad es que no tenemos otra opción. Tenemos que terminar con la cultura del secreteo en el gobierno que fomenta que la información sea escasa y que unos pocos controlan en detrimento del bien común, de los esfuerzos ciudadanos de fiscalización y muchas veces de competidores que van en desventaja a participar en negocios con el gobierno, costando millones de dólares en fondos públicos. La falta de transparencia nos cuesta. Y la falta de transparencia es, en parte, lo que nos trajo a este punto.

Pues parece que la Administración Rosselló no tiene intenciones de cambiar el curso de sus actuaciones. Todo lo contrario. Al déficit de transparencia, tenemos que sumarle otra peligrosa y antidemocrática modalidad de utilizar el poder: la noción de partido único. Esto se refiere a un sistema de gobierno, en países totalitarios, en donde un solo partido controla las instituciones y el quehacer diario y la vida de sus residentes. Todas las ramas de gobierno responden a ese partido político, desde donde implantan su programa de gobierno. Se criminaliza la disidencia y la protesta, porque es una amenaza al partido gobernante. En Puerto Rico el PNP quiere controlarlo todo, hasta el punto que convoca plebiscitos hechos a la medida y en donde sólo ellos participan.

Durante los pasados meses hemos sido testigos de la aprobación de leyes que buscan hacerse con el control absoluto de juntas de directores de diversos organismos diseñados para ser independientes. De esta forma han reclamado el control de la AEE, la UPR, los Sistemas de Retiro y el Fideicomiso de Ciencias, Investigación y Tecnología, entre otros. Pero es el reciente asalto al Instituto de Estadísticas el que mayor preocupación causa en la comunidad científica y profesional en Puerto Rico.

El Instituto de Estadísticas es el primer esfuerzo serio y efectivo de establecer un organismo confiable que recopile y publique las estadísticas que genera el propio gobierno, por ejemplo, en el área de salud, educación, economía, seguridad, entre otros, al igual que en el sector privado a través de diversas alianzas. Antes del asalto, su junta era compuesta por académicos y profesionales de alto nivel relacionados al campo de ciencia y la investigación. Ahora el Gobernador llenó la junta con personal de confianza y jefes de agencia. Poniendo en peligro la credibilidad e independencia de un sistema de estadísticas que necesita estabilidad ahora más que nunca.

El asalto al Instituto le hace un daño enorme a la credibilidad de Puerto Rico en muchos frentes. A parte de poner en entre dicho el compromiso del gobierno con proveer estadísticas confiables, dato importante para bonistas, acreedores e inversionistas y suponemos que también para la Junta. La autonomía de acción e independencia de criterio del Instituto, garantiza su efectividad. Pero la Administración PNP tienen otros planes y están guiados por su afán de control de las instituciones. Síntoma claro de la noción del partido único que controla todos los espacios, algo peligroso para la democracia y la transparencia.

El País tiene que estar pendiente y alzar su voz en contra de los intereses partidistas que pretenden controlarlo todo. No puede ser excusa que el otro Partido lo hizo anteriormente. Cuando lo hace el PNP está mal, pero también está mal cuando lo hace el PPD. Merecemos una tregua en la pelea chica por controlar agencias. Todos tenemos que trabajar de forma civilizada y desde nuestras diferentes visiones de mundo. El gobierno no le pertenece a un Partido. Le pertenece al País. Tenemos que seguir dando la batalla por la transparencia y ahora también en contra del control del partido único.

💬Ver 0 comentario