Blogs: Así las cosas…

Uncategorized

Así las cosas…

Por
💬0

Si volvieran los dragones

Así se titula una de las mejores composiciones del disco Enemigos Íntimos, de los maestros; el argentino Fito Paez y el español Joaquín Sabina. La canción es una oda a la melancolía y un desahogo en contra de los tiempos modernos que para muchos hacen poco sentido, que son diferentes y hasta complicados. Es una forma de reivindicar la visión de que siempre el tiempo pasado fue mejor.

A modo de reflexión, les comparto la última estrofa de “Si volvieran los dragones”:

Si volvieran los dragones, Robin Hood,
las amazonas, Marco Polo, Nosferatu, Garcilaso,
Casanova, Buster Keaton, Mata Hari, Don Quijote,
Macedonio, Moby Dick, Los Bucaneros,
Nostradamus, Celedonio, Sargent Pepper,
Goyeneche, Sitting Bull, La violetera,
Janis Joplin, Doctor Jekyll, D’Artagnan,
la primavera, el Cantar de los Cantares, Greta Garbo,
el Tempranillo, Babilonia, Julio Verne, Camaron, los conventillos, Gulliver, Sierra Maestra, Bonny and Clyde,
La Magdalena, Camelot, los alquimistas,
Atahualpa, Bonavena, la tetona de Fellini, Bakunin,
las ilusiones, Espartaco, Mesalina, las cigueñas,
los bufones, si volvieran los dragones.

Como muchas veces ocurre en Puerto Rico, se intenta escribir y hasta inventar una realidad o sucesos históricos alternativos, con una mezcla de personajes históricos, leyendas y fábulas. Esta forma de ver las cosas, tal vez sea buena para la inspiración poética o la bohemia, pero sobre ella no se puede construir una nueva sociedad, que es lo que necesita Puerto Rico.

Y es que a pesar de los violentos jamaqueos institucionales que venimos recibiendo casi a diario, y por los pasados años, noto a un país perplejo y hasta anestesiado. Que ignora o desconoce los contornos de esa nueva realidad o el significado de los tiempos modernos que nos ha tocado vivir y sus implicaciones para nuestro futuro. Sobre todo, me preocupa una clase política conservadora que no se comporta a la altura de los retos que tenemos por delante. Una clase empresarial que aprovecha la coyuntura para desregular sus actividades y privar de sus derechos a los trabajadores, especialmente a los más jóvenes. Una sociedad civil fragmentada que se conforma con la máxima de “que no me toquen a mí”. En fin, tenemos un país a la deriva y falto de un liderato definitivo a la cabeza.

Es la primera vez que desde la aprobación de la Ley 600, que establece la autorización del Congreso de Estados Unidos para organizar el gobierno propio en la isla, el presupuesto vigente desde el pasado 1ro de julio no fue aprobado de la forma en que estamos acostumbrados y de manera muy diferente a lo que la Constitución de Puerto Rico establece. Fue aprobado, según las disposiciones de otra ley federal, PROMESA. El proceso a grandes rasgos fue el siguiente:

  • Presumimos, porque no sabemos, que Fortaleza y el ejecutivo (Hacienda y OGP) trabajaron un borrador de presupuesto;
  • Este documento fue sometido a la consideración de la Junta de Control Fiscal (la Junta), el domingo 30 de mayo, para su análisis y todavía en ese momento, recomendaciones;
  • La Junta solicitó cambios al borrador;
  • El gobernador presentó un “mensaje de presupuesto” a la legislatura, en donde no ofreció ningún dato relacionado al presupuesto, las proyecciones económicas o de recaudos, y sin la aprobación de la Junta;
  • La Asamblea Legislativa hizo vistas públicas en donde los jefes de agencias no podían responder preguntas, ya que no conocían detalles del presupuesto de sus agencias;
  • En Cámara y Senado se aprobaron las resoluciones del presupuesto, ignorando las solicitudes de la Junta
  • La Junta aprobó y certificó su versión del presupuesto el pasado viernes, 30 de junio, proceso que no requiere la firma del gobernador, para entrar en vigor.

Este proceso ha sido tan falto de transparencia y antidemocrático, que la Oficina de Gerencia y Presupuesto del gobierno central, lleva la última semana descifrando las partidas que fueron aprobadas para cada agencia. El gobierno, hasta hace pocos días, no tenía un panorama claro de los recortes de la Junta y sus implicaciones en las operaciones. La propia Asamblea Legislativa estaba haciendo sus propios cálculos y cuadres finales para trabajar con un recorte de $13 millones. Si esto es así con la aprobación del documento mismo del presupuesto, no hay duda que la Junta podrá ordenar la reducción de la jornada de los trabajadores del sector público y la eliminación del bono de navidad. Ello, sin importar el impacto negativo sobre la economía y las familias, especialmente en el sector de consumo. A la Junta, no se atreven hacerle el frente, ni tan siquiera en los tribunales, como ha planteado muy correctamente, el presidente del PPD, Héctor Ferrer.

Si bien es cierto que la realidad imperante es difícil, que no nos gusta y hasta nos hiere, no podemos refugiarnos en las gestas, victorias y glorias de un pasado que no volverá y que probablemente es responsable de lo que vivimos hoy. Sí, podemos tomar notas de lo aprendido. Sí, podemos buscar inspiración poética y disfrutar la bohemia, pero no podemos vivir en ella.

Pero, ¿y si volvieran los dragones? ¿Si tuviéramos la oportunidad de comenzar de nuevo? Estoy convencido de que la crisis y los jamaqueos institucionales a los que nos someten, representan una oportunidad única de replantear nuestros entendidos como pueblo y proyectarlos hacia el futuro, con el beneficio de haber aprendido del pasado. Sobre las cenizas de un modelo y país desgastado, tenemos que poner las zapatas de un Puerto Rico que sea más democrático, próspero, incluyente y que abrace la diversidad. Tenemos que plantearnos una sociedad más justa y menos desigual. Retomar la ley y el ordenamiento de nuestra Constitución. Ese es el gran reto. De algo estoy convencido también, es que las claves para construir esa nueva sociedad no están en el pasado. Están hoy a nuestro alrededor o tenemos que desarrollarlas nosotros mismos.


Sígueme en Twitter: @rtirado

Manténgase al tanto de análisis y opiniones sobre sucesos de actualidad. Reciba por correo electrónico nuestro boletín con columnas del día. Regístrese gratis en https://newsletters.elnuevodia.com/

💬Ver 0 comentario