Blogs: Arte de Vivir

General

Arte de Vivir

Por
💬0

Hora de reinventar infraestructura energética con innovación

El huracán Irma ha dejado al descubierto las muchas ineficiencias de la infraestructura energética en la isla. Esto, junto a la crisis fiscal (que afecta particularlmente a PREPA) debería ser una oportunidad para reconsiderar como la isla produce su energía. Es obvio que los problemas que Puerto Rico debe enfrentar hoy deben ser resueltos con ideas que funcionen a largo plazo, ya que parte de lo que ha causado la crisis es la cultura de adoptar políticas que funcionan a corto plazo. También hay que considerar que en lugar de una solución, deben haber muchas: hay que diversificar. El usar una sola fuente de energía es el equivalente al monocultivo en la agricultura: expone a una población a muchas vulnerabilidades innecesarias.

Actualmente Puerto Rico usa petróleo importado para producir energía, lo cual deja a la isla vulnerable a cambios de precio y dependiente de factores completamente fuera de nuestro poder. Además, muchos de los países que proveen este petróleo son hostiles a la democracia y a occidente, muchos de ellos (como Arabia Saudita) exportan terroristas y cometen constantes atrocidades y violaciones de derechos humanos contra sus propios ciudadanos mientras que la comunidad internacional se hace de la vista larga precisamente gracias al poder económico que confiere el petróleo, que ha sido llamado el “oro del diablo” por algunos críticos del complejo industrial petrolero.

Hay que considerar además que al petróleo en toda la Tierra solo le queda varias décadas, y que mientras mas nos acerquemos al final de la era del petróleo, va a ser más escaso y más caro. Permanecer encadenados al petróleo no es una solución a largo plazo.

La idea de que deberíamos ser auto-suficientes en lo que respecta a aquellas cosas que son universalmente consumidas debería ser asunto de sentido común. Tenemos el problema de que luchamos por mantener capital dentro de la isla, y la energía es tan fundamental para el mundo moderno que las unidades de valor energético (kilovatios por hora) han sido consideradas como potenciales monedas del futuro: un tipo de bitcoin, pero con valor inherente y tangible. De modo que la crisis presente debería ser vista como una oportunidad para usar nuestros propios recursos disponibles localmente y minarlos, para que el dinero que se gasta en energía en la isla permanezca aquí.

Entonces, hay que innovar. El mercado de energía solar ha ido creciendo gracias a sistemas de financiación interna, subsidios del gobierno y una rápida caída en el precio de la energía fotovoltaica que se ha dado a medida que la tecnología ha avanzado. El viento produce mas o menos el 10 % de la energía en Alemania, donde se han instalado miles de torbellinos. En la isla se ha hablado también de energía hidráulica. Es cierto que es costoso establecer nueva infraestructura energética, pero a estas alturas es inevitable que el gobierno federal o local, y/o el sector privado, van a tener que hacer la inversión.

Pero el sol no siempre brilla, no siempre hay viento y a veces hay sequía. He aquí una solución más: las baterías caseras, que hoy están entrando en boga gracias a la innovación del billonario Elon Musk, el fundador de Tesla que tiene también planes de crear una colonia de un millón de personas en Marte en este siglo. Las baterías caseras de Tesla no son las únicas en el mercado: Orizon y otras compañías tienen baterías para guardar energía en la casa menos costosas que las de Tesla.

Las baterías caseras no son un tema apocalíptico: son un buen modelo de negocios para compañías y familias. Durante las horas mas activas del día, muchas tiendas por departamento que tienen baterías en sus sucursales ahorran miles de dólares cada mes tras recibir subsidios de la compañía energética por usar sus propias baterías durante lo que se llama en inglés “peak hours”. Incluso, hay familias que generan dinero en lugar de tener que pagar por energía, porque la energía no-utilizada puede ser vendida a las compañías de energía para que circule en la red energética donde se necesite.

El gobierno debería facilitar este modelo que permite la liquidación fácil y lucrativa de la energía, y proveer incluso incentivos a la hora de pagar impuestos a los hogares y negocios que instalen baterías caseras y/o paneles solares. Las baterías caseras podrían servir de un tipo de póliza de seguro adicional para nuestro acceso a la energía, aparte de decentralizar y diversificar las fuentes energéticas. Muchos se han resignado a los apagones, pero hay muchas soluciones a nuestro problema singular. Demos el gran salto al siglo 21. La alternativa a la innovación es el apagón.

💬Ver 0 comentario