Blogs: Ahorro$ verde$

General

Ahorro$ verde$

Por
💬0

5 Lecciones que Aprendimos con María

Uno de los factores que más nos ha tocado vivir luego del paso del huracán María por la isla de Puerto Rico es el golpe económico. Hemos tenido gastos imprevistos, muchos de ellos no cubiertos por agencias aseguradoras ni FEMA. En vista de que el Cambio Climático aumenta la posibilidad de que estos eventos atmosféricos se vuelvan cada vez más comunes en muchas partes del Caribe y EEUU, es importante prepararnos mejor para una posible próxima ocasión.

Veamos algunas de las lecciones aprendidas luego de María, que nos pueden ayudar a ahorrar dinero y estar mejor preparados para eventos climatológicos..

1. Energía: Hasta antes del huracán María, muchos pensábamos que la energía solar era demasiado cara. Luego de experimentar el alto costo e inaccesibilidad del combustible (diésel, gas, o gasolina) para correr las plantas generadoras de electricidad, aprendimos que el sol es gratis y que no hay que hacer filas, sino que te lo traen a la casa, podríamos decir que servicio de ‘free-delivery” diariamente.

Si nos conformamos con tener energía para las cosas básicas como una nevera pequeña (de 10 pies cúbicos o menos), par de abanicos, varias bombillas LED y para cargar los aparatos electrónicos como celulares y laptops, un sistema de menos de $2,000 es posible. A este sistema le he llamado S4: Sistema Solar de Supervivencia Separado de la red eléctrica, y consiste en 2 paneles (mínimo de 240W c/u), un inversor(1000W-1500W), un controlador de carga (50Amps) y dos baterías (12V, Deep Cycle, 100Ah).

En este enlace he diseñado una calculadora para un S4, que depende de cuántos enseres quieres operar y por cuántas horas. (Sólo entra tus datos en los encasillados amarillos)

http://ece.uprm.edu/~pol/s4/Recuerda abrir la nevera lo menos posible para no gastar energía de más. También puedes usarlo para un TV pequeño y una lavadora, si desconectas la nevera mientras los usas. Es importante enfatizar que este sistema es separado de la red, o sea, que no está conectado a la caja de interruptores de tu hogar o negocio. Para eso se necesitan equipos y materiales certificados y también se necesita un perito electricista certificado, pues es muy peligroso.  Descargo de responsabilidad: esta calculadora proporciona pautas para un sistema foto-voltaico independiente (separado de la red de la Autoridad de Energía Eléctrica). NO conecte a la caja de interruptores, eso podría ser fatal para los empleados de la AEE. 

2. Alimentos: Los jíbaros, acostumbrados a las terribles tormentas que los taínos llamaban ‘jurarán’, sembraban al menos 1/3 parte de su alimento bajo tierra, para tener provisiones en caso de tormenta.  De esa manera si perdían los frutos sobre la tierra, podían seguir sosteniéndose con las viandas que cosechaban debajo de la tierra.

Para esto es importante acostumbrarnos a consumir productos locales: preferir malanga, yuca, ñame, yautía, batata, a las papas y otros productos extranjeros.

Aprendimos además que los monocultivos, sobre todo de plátanos y guineos, son vulnerables a los fuertes vientos. Las plantas de plátano que sobrevivieron el huracán María estaban al lado de una palmera o algún otro árbol fuerte. La agricultura orgánica lleva desde años recomendando la siembra de productos mixtos en lugar de monocultivos, debido mayormente a que eso evita que se propaguen las plagas. He aquí otra razón para fomentar la siembra de varios productos en un mismo terreno.

3. Agua: Nos dimos cuenta de lo caro e inaccesible que es el agua embotellada. Aprendimos que su calidad no es regulada por ninguna agencia y de los riesgos que implica debido a los químicos que infiltran al agua (como ftalatos que es un disruptor hormonal asociado a cáncer y a obesidad [1], y antimonio, asociado a depresión y úlceras estomacales)[3,4], de manera que no vale la pena consumirla.  Aprendimos que somos un país afortunado, pues tenemos suficiente lluvia, cuerpos de agua y pozos, para abastecer nuestras necesidades sin tener que comprar una sola botella de agua, como fue mi caso. Que con solo hervirla 60 segundos [2] (ni un segundo más) matábamos los posibles patógenos, y que un filtro de agua tipo para jarra cuesta solo $5 y es mucho más barato y más liviano que cargar las 160 botellas de agua a las cuales equivale un (1) filtro. También aprendimos que tener una cisterna es una buena inversión, especialmente si es una de recogido y filtración de agua de lluvia.

4. Comunicaciones:  Aprendimos que vale la pena tener redundancia, o sea, mantener algún teléfono de línea, en lugar de confiar solamente en los teléfonos móviles. En mi caso, el teléfono de la casa fue el de los vecinos por muchos días, hasta que por fin se restablecieron los celulares, pero eso varía mucho con la región de la isla y la topografía del terreno.  Algunas de las personas que primero se pudieron comunicar fue porque tenían equipo de radio-aficionados (“Ham radio”) el cual es bastante económico y fácil de aprender para obtener licencia de operación. Otra opción no tan económica son los teléfonos satelitales (hasta $6/min), ideal para las agencias de manejo de emergencias y personal encargado de refugios. Aprendimos que una (1) llamada de 2 minutos por teléfono celular ocupa el mismo ancho de banda de 420 textos, así que, para ayudar a otros vecinos a comunicarse, es más conveniente enviar texto que llamar. También vimos que muchas de las señales de TV por satélite, siguieron funcionando siempre y cuando tuvieras energía y eso ayudaba a mantenerse al tanto de las noticias. Otra opción muy útil fueron los radios AM, especialmente los solares.

5. Transporte: Luego de las eternas filas para comprar gasolina, nos dimos cuenta que dependemos grandemente de ella para transportarnos. Aprendimos que tal vez un auto eléctrico o híbrido (con 2 motores: uno eléctrico y uno de gasolina) no son tan caros a la larga. El híbrido ahorra en promedio $1,000 anualmente en combustible, lo cual lo hace comparable en precio a un auto convencional del mismo tamaño, luego de 5 a 6 años de uso (esto es comparando el precio total que incluye el costo del auto y el costo de la gasolina). De hecho, según cómputos el auto eléctrico sale más barato que un auto de gasolina [5]. En mi caso estuve 2 semanas sin necesitar gasolina gracias a mi auto híbrido, así que no tuve que hacer filas. Una opción ideal sería un sistema de carga solar para un auto 100% eléctrico.

 

En fin, la redundancia y las prioridades de cómo usamos nuestro presupuesto, puede hacer una gran diferencia en la manera que sobrevivimos los días luego del paso de un desastre de esta naturaleza. Usando los conocimientos aprendidos durante esta terrible experiencia nos puede ayudar a convertirnos en el primer país ‘Hurricane-Ready’ y ser un ejemplo a seguir para otros países. Tenemos que adaptarnos para mitigar los efectos que pueda traer el cambio climático. ¿Y tú? ¿Aprendiste algo que quieras compartir para beneficio de todos?

 

La Dra. Sandra Cruz-Pol es catedrática en el Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computadores de la UPR en Mayagüez y fundadora y directora de la iniciativa Campus Verde. También es investigadora en el área de percepción remota de la atmósfera y autora de varios libros.

Referencias

[1] https://www.bcpp.org/resource/phthalates/

[2 https://www.cdc.gov/healthywater/drinking/travel/backcountry_water_treatment.html

[3]http://thenutritionwatchdog.com/are-plastic-water-bottles-causing-you-to-gain-weight-and-get-diabetes/

[4]https://www.emaxhealth.com/13638/your-plastic-water-bottle-can-cause-type-2-diabetes-you-can-avoid-it-doing

[5] http://www.businessinsider.com/electric-vehicle-cost-mistake-2018-1 

💬Ver 0 comentario