Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

Era tímido, pero…

Siendo niño, era muy tímido, Cuando estaba en la primera fase de mi adolescencia, seguía siendo tímido. La timidez no siempre es buena compañia. Recuerdo una jovencita de piernas gorditas la cual subía por la calle cercana a la mía comiendo “esquimo pay”. Ya sabía de memoria a la hora que ella salía del Colegio privado y me asomaba al frente de mi casa para mirarla a lo lejos, me gustaba, no me atrevía tan siquiera acercarme. Ella no me miraba.

Un día me ausenté de mi estación de mirada y la jovencita le preguntó a un amigo qué donde yo estaba, porque no me había visto. Esa cualidad de las féminas de no mirar mirando, de darse, en ocasiones, puesto.

Al pasar de los años su hermana fue mi maestra de inglés en Séptimo Grado, como nota curiosa, dos hermanas se casaron con dos hermanos… la muchacha bonita del “esquimo pay” luego fue maestra de la misma materia que enseñó mi esposa.

Pudiera aparentar ser superficial la historia narrada, pero el caso es que hay estados de ánimo o actitudes, las cuales nos cierran puertas sin darnos cuenta, como lo es la timidez.

Ahora, ya anciano, la timidez ha desaparecido de mi vida y soy un ajentao. Me enriquezco emocionalmente cuando enriquezco la vida de otros. Como Juan por su casa me acerco a las mesas de las Cafeterías y Restaurantes y comienzo una platica sin ser invitado, la mayoría son personas desconocidas. En ocasiones me topo con personas que me conocían de antaño o de oídas. La experiencia en sobre un 90% ha sido positiva, agradable. Uno sabe cuando la acción no es del agrado de algunos, cojo mi mochila imaginaria de historias, conocimientos y sentimientos y tomo otro rumbo.

He recibido testimonios de algunas personas, incluyendo jóvenes y niños, expresando elogios por el ratito que les brindé en mis andanzas.

Entre otras cosas tengo también el Ministerio de la bandeja, le pregunto a algunas personas al azar, si han terminado de comer y les llevo la bandeja al zafacón. Algunos me dicen, “no se preocupe’, yo les digo, “no, yo me ocupo”, cuando son jóvenes les doy de asignación que la próxima semana lo hagan con un adulto mayor de 70 años, que no sea yo. Me place Servir y compartir conocimientos y alegrías. Aborrezco el aburrimiento, por eso siempre tengo algún Proyecto en mente o en proceso.

En algunas de esas paradas en las mesas ofrezco mi mas reciente librito, CONSEJOS DEL ABUELO, y son muchos los amables seres humanos que me han dado la mano para comprar unas gomas al carro viejo del 90… y ya está cuasi terminado el próximo librito; EL SILENCIO DEL CELEBRO… ya oirán y leerán del mismo. La timidez se fue de viaje…

Prof. José Antonio Giovannetti Román

@AntonioGiovan13 en Twitter

Al Rescate de la Esperanza, que anda realenga… y hay que atraparla

💬Ver 0 comentario