Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

Un día… ausencia

A veces en espera,  otras veces inesperado, la ausencia en tu Vida de alguien apreciado o querido, amistad o familiar… o simplemente conocido, se ausentan, porque la Vida es como un hilito. La mayoría de las veces nos entristecemos. No se nos educó para las pérdidas. Hay quien ha sido fiel a la amistad y al amor y pueden sobrellevar mejor la pérdida, que aquellos que no tuvieron tiempo para compartir, ser amigos o amorosos con su familiar.

Son muchos los que en vida no comparten ni un limbergh con nadie, ni una amapola. Cuando fallece, traen una costosa corona y se visten de negro. Otros, en el caso familiar, no pudieron llevar a una Cita médica a un familiar, tal vez, los padres. Cuando salen del escenario de la Vida, hacen preguntas sobre Propiedades, joyas, Testamento.

Al pasar del tiempo la familia se va achicando. De las muchas tías y tíos, me queda solamente una tía nonagenaria residente en los Estados unidos. Son muchas las tías y tíos que me hacen falta. Algunos más que otros, por su gran simpatía. Perdí las 3 hermanas. Son muchos los amigos que se han ido antes que yo, algunos de la Clase de 1962… los extraño. En vida tuve muchos amigos de hospedaje y de la Universidad, los cuales desaparecieron del panorama, cada cual en su trabajo, su Pueblo, sus  afanes.

Intento día a día  compartir con nuevas personas, establecer amistad con otros… o simplemente tener un rato para dialogar, porque los iguales se van despidiendo del Mundo terrenal. La soledad no es buena compañía.

Pudiera ser que uno esté rodeado de personas… y estar solo. La tecnología esclaviza a algunas personas, y no tienen tiempo para compartir para conversar, para disfrutar un café juntos o jugar un Juego de mesa.

Es necesario e importante aprender a ser amigo de uno mismo, valorarse… y las ausencias serán menos tristes.

Prof. José Antonio Giovannetti Román

💬Ver 0 comentario