Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

Querido papito

Te fuiste muy pronto, 65 años tenías. Todavía me haces falta. máxime, cuando no tuve el privilegio de conocer ninguno de los abuelos, ni paternos, ni maternos.

Ahora que no estás, te valoro más. No olvido que de los 7 hermanos yo era quien más pasión tenía por tu trabajo, como Listero de los Obreros de la Caña. Fueron muchas las veces que madrugué para acompañarte a la Central Azucarera. Allí me di cuenta que los Obreros de la Caña te respetaban y tenían aprecio para ti.

Yo te ayudaba al Pago en aquellos pequeños sobrecitos marrón, alguno que otro de los Obreros, me obsequiaba con una pesestita voladora.

Cuando somos niños y jóvenes no valoramos al máximo a nuestros padres. Creo haberte valorado, pero siempre hay una inconformidad.

Me hubiese gustado haberte tenido más tiempo conmigo, no ha sido fácil mi caminar, a veces la máscara de payaso cubre mis penas, o problemas.

Fuiste un hombre: trabajador, fajón, complaciente, limpio, desprendido, amigable, de buen comer y buen vestir. Fuiste un buen hombre. Tal vez, te hubiera gustado que te lo dijera más veces en Vida, la ignorancia e inmadurez me limitaron en expresarme como debí haberlo hecho.

Honro tu memoria tratando de ser un buen ser humano, aun Retirado, sigo trabajando escalando peldaños contra imposibles y posibles, dibujo sonrisas, imparto conocimientos. A veces, la familia no me entiende y se les hace difícil comprender lo que hago y por qué lo hago, no todos los secretos se dicen, tal vez, por eso no me entienden.

Hay quienes, sea por lo que sea, me ignoran y dudan de mis capacidades, penoso decir que hay quienes se molestan por lo dones que Dios me ofreció … y me cierran puertas, me niegan oportunidades, y hablan a mis espaldas. Incluso, Papi, hay quienes me han bloqueado en los Correos Electrónicos, algo con lo cual tu no te relacionaste.

Recuerdo como subías el palo de quenepas, con gran agilidad y máxima destreza, cómo abrías un coco y mondabas unas caña, tus amigos venían a casa a buscarte de noche para recoger jueyes, por lo diestro que eras. Haré malabares y en el trapecio de la cuerda floja de la vida, con piruetas y malabarismos abstractos y mentales, seguiré escalando peldaños… en tu honor, querido Viejo, don Pedrito, Papito.

Prof. José Antonio Giovannetti Román

@AntonioGiovan13

Al Rescate de la Esperanza, que anda reralenga… y hay que atraparla

P.D. Pedro María Giovannetti Aquino, hijo del Corso Pierre Marie Giovannetti Calvelli y María Aquino Serrano

💬Ver 0 comentario