Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

NOCHEBUENA

24 de diciembre de 2016
Esta noche es Nochebuena y mañana, Navidad.
Buena noche, para recordar. Muchos años ha, en aquella humilde Aldehuela de la Ciudad del pan, nació Emanuel. Su llegada fue y es, trascendental para los Cristianos. María y José anduvieron un largo camino para empadronarse, cumplir con la Ley de aquel Censo de habitantes. Su lento caminar hizo que llegaran algo tarde, a la Aldehuela donde muchos iban a llegar. No hubo lugar en el Mesón.

Un hombre de buen corazón, les cedió un espacio donde se almacenaba la paja para las bestias. Entre la mula y el buey, en aquel Pesebre de pajas, nació aquel Niño Especial. La Estrella alumbre el lugar, se corrió la voz de un Suceso el cual era un milagro, nunca antes se había visto aquella Especial Estrella. La luz de la Estrella y la luz que emanaba del rostro de aquel Niño, encendió la fe de quienes recordaban, que cientos de años atrás, el Profeta Isaías había anunciado: “Porque nos ha nacido un Niño, la soberanía reposará sobre sus hombros, y se le darían nombres: Consejero, admirable, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de Paz”.

Al correrse la voz del Especial Suceso, Pastoras y Pastores llegaron al lugar, niños y anciano llegaron, sus rostros se llenaron de alegría, por aquel nacimiento, en el Pesebre de Paz. En la tradición, hay quienes recuerdan al niño del viejo tambor, por, pon, pom, pom, pom.

Angeles del cielo revolotearon el Area, tal vez verificando, que el mensaje de la humildad, se trasmitiera sin incidentes que lamentar.

Es Nochebuena, mañana es Navidad. Noche para compartir alegrías, sin olvidar al causante de la alegría, al motivador de la paz, al que vino a darnos vida y vida en abundancia.

Nuestra celebración, además del arroz con gandules y arroz con dulce y almojábanas, debe ser de Gratitud, por aquel Niño nacido en la Aldehuela de Belén. No hubo lugar en el Mesen, pero el Mesón de tu corazón debe haber un espacio para recibirlo.

No olvidemos aquel Niño del Villancico Yaucano, del Compositor Amaury Veray Torregrosa, quien dijo: “Yo, como no tengo nada, le ofrezco mi corazón” Así sea!

“Quisiera Niño besarte

y San José no me deja,

dice que te haré llorar,

verdad que aun así tu me dejas”

Prof. José Antonio Giovannetti RománNOCHEBUENA

💬Ver 0 comentario