Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

Pinceladas de Borinquen, su gente.

En el escenario de la Vida puertorriqueña estamos en deuda con quienes ayer, levantaron bandera. Aquellos puertorriqueños cuyas acciones eran cónsonas con sus expresiones. Don Jesús T. Piñeiro no permitió que la celebración de un cumpleaños suyo, siendo Gobernador, fueran pagado con fondos del Erario Público.

Gilda Navarra estudió el Arte de la Pantomima, luego de haber estado junto a su hermana Ana García con los Ballets de San Juan. Lo aprendido en Francia del Arte del silencio, lo trasmitió a muchos estudiantes en el Teatro Universitario. Tuve el privilegio de ser parte del primer grupo de Estudiantes de Teatro que tomaban el Curso de Pantomima. Descubrí con ella, cómo es que hasta estando inmóvil, el cuerpo expresa sentimientos e ideas.

A don Ricardo Alegría le debemos en gran manera la conservación de tantos edificios cuya Arquitectura son un reflejo de una época. Los Estudios Arqueológicos promovidos por don Ricardo trajeron a la luz hallazgos significativos.

La baja estatura de la Lcda. Nilita Vientós Gastón no impidió el dejar oír su voz en distintos escenarios de la Vida Pública de Puerto Rico. Fue la primera mujer que trabajó para el Departamento de Justicia y en el 1946 fue la primera mujer presidenta del Ateneo Puertorriqueño. Abogada, escritora, educadora, periodista y profesora universitaria. Vivió y estudio en Cuba y Nueva York, hasta que regresó a Puerto Rico para hacer mutis a los 86 años, en el 1989.

Don Anibal González Irizarry supo con maestría ser el hombre ancla de un Noticiero televisivo por muchos años. Su buena dicción y correcta postura le distinguió por muchos años. Su legado es reconocido por todos.

Cuando la Televisión no tenía las facilidades existentes para trasmitir imágenes, don Camilo Fraticelli, con su estupenda voz, anunciaba la leche en polvo y los zapatos de hombre finos con un talante convincente e impecable. Tommy Muñiz ha dejado un gran vacío en la Farándula. Su versatilidad y verticalidad hay que reconocerla. Dejó una gran huella.

Un País es: su flora y fauna, sus valles y colinas, sus ríos, los edificios, las Plazas, los Museos y su gente. En esta especial semana en que recordamos la llegada de aquellas 17 embarcaciones, es bueno recordar algunas de las mujeres y hombres los cuales en el pasado ayudaron a colocar los cimientos de lo que somos hoy. Honor, a quien honor merece. Por el espacio disponible, solamente he presentado una muestra, para que recordemos y seamos agradecidos. Ojalá haya quienes los emulen.

Prof. José Antonio Giovannetti Román

💬Ver 0 comentario