Blogs: Abriendo puertas

Estilos de Vida

Abriendo puertas

Por
💬0

De mi baúl de recuerdos…

Va el mantecao de leeeche, huevo canela vainilla, llevo el mantecao de leeeche, pasteles calientes, pa las Viejas que no tienen dientes, yo tengo un canario de pico amarillo que canta, que baila, que toca la flauta… y llevo el pan de Mallorca, de Mallorca el pan. Pan de huevo, calientito el pan de huevo”…

Pregones de Yauco, todavía retumban en mis oídos… la Profesora Alicia Rodríguez Geronés escribió un hermoso poema plasmando la mayoría de los Pregones de la época.

Era la década del 50, cuando se hablaba de Benitín y Eneas y del hijo de Eneas, Tobita, el cual tenía una gata. En esas Tirillas Cómicas del desaparecido Periódico El Mundo, cuando no había Juegos Nintendo ni celular, uno tenia en esas Tirillas, un sano entretenimiento: Pepita y Lorenzo, Tapón y Luisa, Dick Tracy y Teresa, Popeye el Marino, Louie, Tarzán, Pato Mac Donald… y otras tantas que tanto placer nos traían al leérlas.

Y… pasaba el amolador de cuchillos y tijeras, “A-mo-la-dor”… y tocaba su sinfonía particular de boca.

En el Patio había niñas jugando “doña Ana no está aquí, está en su vergel, abriendo la rosa y cerrando el clavel”, mientras unos niños en pantalones cortos jugaban con las canicas multicolor “bolita y hoyo”.

Nuestro celular era dos potes vacíos con un largo cordón por medio del cual a cierta distancia nos comunicábamos.

En la calle se brincaba cuica, se jugaba con los trompos y corríamos para jugar: “Al escoder” o “Una, dos, tres, pescao”.

Los carros de la época eran negros: Chevrolet, Ford. Pontiac, Cadillac, Studebaker y algún Packard… de acuerdo al Presupuesto del dueño… recuerdo uno al cual había que darle a una manigueta en el frente para encenderlo…

“Piragua de guanábana, también llevo de toronja, de limón y tamarido”… y el carrito de Piraguas, el heladero y el vendedor de bolas de millo transitaban por las calles. junto al que vendía el maní tostao o el que soldaba los calderos…

Le decían “martelero” al Fotográfo que visitaba las casas los martes para hacer tomas de fotos familiares… había en muchos hogares Reposteras sin Estudios formales, las cuales hacían: pasta de guayaba, cristal de guayaba, dulce de leche, dulce de grosellas, limberghs, con variedad de sabores, pasta de mango-era la especialidad de mi mamá-. yemitas de coco…

En ese entonces, se hacía mucho con lo poco que se tenia… y se compartía. Tomé guarapo de caña y jugo de limón con melao de caña por un tubo y siete llaves… para saciar la sed luego de haber estado corriendo por el vecindario descalzo. Siendo niño, me quité muchos hambres chupando quenepas trepado en el palo de quenepas o comiendo mangoes, los cuales intercambiaba con una amiga vecina por mangotines, siempre tenia los alrededores de la boca llenos de mango… no pasaba hambre, a pesar de las limitaciones económicas, éramos 9 de famiia.

Mi plato favorite era: arroz blanco con 2 huevos fritos a los cuales le rompía la yema para pintar de Amarillo el blanco arroz… y era feliz!

Prof. José Antonio Giovannetti Román  @AntonioGiovan13

💬Ver 0 comentario